Alonso reafirma su liderato en Alemania

La frase pesó como una losa, Fernando Alonso, tras la victoria en Hockenheim e instigado por el triple campeón Niki Lauda, que ejercía de maestro de ceremonias, espetó en el podio: «piloto español, coche italiano y diseño griego» en referencia a la paradoja del conjunto que logró la victoria el Gran Premio de Alemania.

Y es que la crisis en Europa se está cebando con los más débiles: Grecia, Italia y España están en el punto de mira permanente de los mercados, así que resulta paradójico que en la confluencia del primer puesto de la carrera alemana, el F2012 atesore el trabajo de las tres nacionalidades, realmente curioso.

Curiosidades y paradojas político-económicas a un lado, la realidad es que hemos atravesado el ecuador del campeonato 2012, aquel que comenzaba con un Ferrari poco competitivo en Australia, pero que, con esa pizca de suerte que requiere todo campeón, el piloto asturiano fue capeando carrera a carrera.

Así llegamos hasta Barcelona, ni McLaren ni Red Bull conseguían dar un paso firme hacia el liderato, si en una carrera destacaban a la siguiente se diluían como una gota de lluvia en la inmensidad del mar, lluvia como la caída en los dos últimos Grandes Premios y que se ha aliado con Fernando Alonso.

Con esto hemos llegado a Alemania, décima carrera de las veinte previstas, Alonso se distancia en el mundial de pilotos con 154 puntos, aventaja a Webber en 34 puntos y a Vettel en 44, y ellos son los mejor posicionados del resto de rivales. Porque si lo vemos desde el prima de McLaren, asusta.

Hamilton ha sido superado por Raikkonen y está quinto con 92 puntos, 62 puntos menos que el asturiano. Lo peor de todo es que sólo ha logrado 4 puntos en las últimas tres carreras. Es cierto que algo de mala suerte está teniendo, comenzó el campeonato concentrado y dispuesto a luchar, pero las pifias de su equipo en las paradas parecen haberle desconcentrado.

De su compañero de equipo Jenson Button, mejor ni hablamos, comenzó ganando en Australia, pero hasta el podio de ayer estaba más perdido que un pulpo en un garaje. No le vamos a descartar todavía porque pueden ocurrir muchas cosas hasta final de temporada, pero estar séptimo con 68 puntos a nada menos que 86 del líder no es una buena situación.

Rosberg, aunque algo mejor que el campeón de 2009, tiene 76 puntos, tiene problemas mayores, el Mercedes no hay manera de hacerlo funcionar. Una gran muestra de ello la vimos ayer con el heptacampeón Michael Schumacher, salió tercero, pero en la segunda vuelta ya le era imposible aguantar el ritmo de la cabeza, en Brackley que empiecen a pensar en 2013, mejor les irá.

Parece mentira que en una temporada que comenzó siendo tan disputada, con la cifra récord de siete vencedores en las siete primeras carreras y con la incertidumbre de no saber que ocurriría en cada carrera, pueda llegar a al mitad con un piloto liderando con tanta solvencia y sin un rival claro para disputarle en mundial.

Toca esperar a ver que ocurre en el Gran Premio de Hungría 2012, una carrera tradicionalmente buena para Alonso y sin ningún motivo que lleve a pensar que el Ferrari no irá bien allí, pero me parece que la F1 se irá de vacaciones en agosto con la mente puesta en que Fernando Alonso se convertirá en campeón de F1 por tercera vez, ocurra lo que ocurra en Hungaroring seguirá siendo el líder.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario