El coste de la salida de las escuderias de la FOTA

La salida de los ocho equipos de la FOTA del Mundial de Fórmula 1 le hará perder unos 2.000 millones de dólares por año a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), según el portal Formula Money.

La publicación, especializada en asuntos financieros de la máxima categoría, calculó que lo que generan las escuderias salientes representa el 47 por ciento del total de ingresos, según datos de la temporada 2008 basados en patrocinios, contratos con proveedores y contribuciones de los propietarios de los equipos.

Del total de los 2.000 millones de dólares, 667 millones son ingresos por patrocinio, dijo Formula Money, quien también alertó sobre un posible efecto dominó.

Los aficionados ya no reservarán entradas para las carreras con tanta facilidad e incluso algunas cadenas de televisión buscarán renegociar los acuerdos por derechos de transmisión y hasta cancelarlos ante la ausencia de los principales animadores.

Lo mismo pueden exigir algunos patrocinadores, pues un giro tan brusco en el Mundial podría interpretarse como incumplimiento de contrato.

«Los gobiernos de los países que albergaron los grandes premios de F-1 invirtieron el año pasado 1.520 millones de dólares de sus economías locales, una cifra astronómica para un solo evento», precisó un informe de ING y Formula Money de 2008.

«Sin embargo, obtuvieron un retorno promedio sobre la inversión del 553% en cada Gran Premio», precisó el trabajo. Las mayores inversiones estuvieron en Asia, con el gobierno de Bahrein que aportó 45 millones de dólares a su GP, seguido por Shangai para el GP de China, con 40 millones de la moneda estadounidense.

La carrera de Japón, con el aporte del gobierno local de Oyama Town de 4 millones de dólares, reportó beneficios de 70 millones de dólares a la localidad. Este caso supone una rentabilidad del 1.750 por ciento, algo que muy pocos negocios en el mundo pueden lograr, dijo ING.

BMW Sauber, Brawn, Ferrari, McLaren, Renault, Red Bull, Toro Rosso y Toyota anunciaron el jueves por la noche que decidían marcharse de la F-1 y amenazaron con montar un campeonato paralelo el año próximo.

copa-formula-1Esas escuderias, agrupadas en la FOTA, no aceptan las reducciones presupuestarias impuestas por Max Mosley, presidente de la FIA, y ciertas ventajas competitivas para los equipos que adhieran a los recortes de gastos.

Tres nuevos equipos se sumaron al Mundial de 2010, mientras que Williams y Force India aceptan las posturas de la FIA y se inscribieron sin condiciones.

El impacto de la ruptura también se observará fuertemente en las ciudades que visita la F-1, advirtió Formula Money, «Estos equipos (los rebeldes) también gastan grandes cantidades en hospitalidad corporativa en la F-1 y en publicidad como para que su salida impacte aún más la fuente de ingresos de la categoría», apuntó la publicación.

La F-1 necesita alrededor de 550 millones de dólares en ingresos anuales para equilibrar sus costes y deudas, por lo que una merma sustancial de ingresos puede dañar toda la estructura y volverla antieconómica.

Se trata del deporte «que más dinero gasta», anunció el diario español Expansión, especializado en temas financieros, cuando evaluó el éxito comercial de la F-1 el año pasado.

«España obtuvo por el Gran Premio en Montmeló alrededor de 85,3 millones de euros, tras realizar una inversión de unos 10,2 millones de euros», dijo el periódico, por lo que concluyó en que «cada euro que se invierte genera cinco».

La categoría también tiene altos costes. Un pequeño detalle sirva de ejemplo: cada volante de un monoplaza cuesta unos 80 mil dólares, lo que vale la pieza en un coche de alta gama.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario