Desigualdades ante la falta de presupuesto para desarrollos en la F1

El inicio de la temporada 2012, como en casi todas, sirvió para conocer las soluciones técnicas que los equipos han aplicado a sus respectivos coches para resolver los problemas de falta de agarre y velocidad que habitualmente provocan las restricciones de la normativa en la F1.

Y con ello también llegan las primeras quejas, protestas y discusiones, para definir que soluciones rozan la legalidad, siendo por tanto aplicaciones inteligentes de la norma, y cuales la sobrepasas, debiendo por tanto estar prohibidas.

Para los equipos con buen presupuesto, se trata simplemente de descubrir como funciona y poner sus fábricas e ingenieros a trabajar para copiar la solución e incorporarlo a sus coches.

Pero para los equipos con menos presupuesto, como Sauber la historia se complica, ellos no tienen tanto dinero disponible para copiar soluciones, por tanto deben valorar cuando pueden ganar en pista antes de lanzarse a copiar una solución. Incluso en muchos casos, aún con una ganancia importante en pista, no pueden hacerlo por la falta de dinero.

Como siempre en la F1, los campeonatos no se ganan en base a un diseño inicial inteligente, sino en la capacidad de los equipos para continuar con el desarrollo a lo largo de las largas temporadas. Y en 2012 con 20 carreras todavía será más importante.

Según publica O Estado de Sao Paulo, la presidenta ejecutiva del equipo Sauber, Monisha Kaltenborn, admite que el equipo de Hinwil no puede competir en ese frente con equipos como McLaren, Ferrari, Mercedes o Red Bull.

“Es una vergüenza”, dijo Kaltenborn. “Espero que podamos mostrar el potencial suficiente para que algunas empresas decidan invertir en nuestro proyecto”.

El diario brasileño estima que el presupuesto de Sauber es de unos 80 millones de euros para este año, mientras que el dinero disponible de los cuatro mejores equipos se estima por encima de los 220 millones de euros.

Kaltenborn dijo a la web oficial de la F1 que Sauber apoyaría que se impusiese un límite presupuestario, un problema que hace unos años desencadenó la guerra entre los grandes equipos y el ex presidente de la FIA Max Mosley.

“Nosotros … también hemos dicho abiertamente que no estamos satisfechos con nuestra situación con los patrocinadores, porque tenemos objetivos altos y para lograrlos necesitamos una financiación adecuada”, continuó.

“Todavía tenemos que trabajar en ese apartado, por supuesto, cuanta más financiación tengas más puedes desarrollar, y eso se nota en la pista”.

“He dicho antes que cuanto miramos atrás, prácticamente nunca tenía suficiente dinero para hacer lo que realmente se quería hacer. A veces la diferencia (entre el dinero disponible y las necesidades de desarrollo) era mayor, a veces es más pequeña”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.