El error de la FIA con los neumáticos

Cuando la FIA tomó la decisión del cambio de normativa para 2009 nadie pensó en que los neumáticos traseros sufrirían más desgaste de lo habitual. Con este panorama se prevee que los equipos tengan más de un quebradero de cabeza durante esta temporada.

Tras reconocer el error cometido, el presidente de la FIA, Max Mosley, ha solicitado a Bridgestone la modificación del radio de anchura de sus neumáticos para 2010. Las posibilidades para enmendar el error pasan por la fabricación de un neumático trasero más ancho o uno delantero más estrecho. La diferencia de anchura entre trenes provocará un mayor grid delantero, aunque esperan que eso no suponga un problema gracias al gran alerón delantero.

De cara a 2010 tanbién hay que tener en cuenta que se prohibirá el uso de calentadores, aunque las pruebas realizadas la semana pasada en Jerez han demostrado que los neumáticos alcanzan su temperatura óptima antes de terminar la primera vuelta. A pesar de todo los monoplazas pueden perder cerca de 10 segundos en las primeras curvas, lo cual representa un serio problema de seguridad.

Veremos que consigue sacarse de la manga Bridgestone, aunque para ello deba aumentar los costes de investigación, en un momento en que toda la F1 está pensando en hacer una gran reducción de costes por la crisis.

Fuente: Safety-car

2 comentarios sobre «El error de la FIA con los neumáticos»

  1. En parte puede que tengas razón Mario, pero si el desgaste es excesivo puede que represente un problema de seguridad para los pilotos y eso no ayuda al espectáculo.

  2. Bueno, bueno, todo tiene su lado bueno y su parte mala.

    Aquí, se verán favorecidos los pilotos que tienen un manejo “suave” para tratar los neumáticos y que saben administrarlos.

    Tendrán que evitar “castigar” los neumáticos de todas maneras durante toda la temporada 2009 sea el circuito que sea.

    En este aspecto, en esta F1 tan llena de electrónica, los pilotos volverían a tener más “protagonismo”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.