Éxito en suspenso para Hamilton; Alonso resurge

Lewis Hamilton ha conseguido su tercera pole de la temporada, la 150ª para la historia de McLaren, aunque con cierta polémica que podría cambiar la parrilla de mañana. El británico ha realizado una vuelta increíble, con un 1:21.707 que ha dejado boquiabiertos a todos, aunque justo después ha tenido que parar su monoplaza, por orden directa desde la radio.

Aunque a efectos estadísticos, el piloto británico mantiene el mejor tiempo y esta ‘pole’ contará en los libros, la FIA tuvo que estudiar de manera muy feaciente el problema que tuvo McLaren en su monoplaza. De ser por falta de gasolina, Hamilton debería perder la gran última vuelta donde realizó el crono que le valió para salir primero, ya que la reglamentación de la FIA establece que todos los pilotos deben volver a boxes después de realizar su último giro. Precisamente, esta normativa se decidió después del Gran Premio de Canadá de 2010, cuando se quedaron cortos de combustible y regresó en el coche médico.

Fernando Alonso puede estar satisfecho. El piloto español ha conseguido la mejor clasificación de la temporada con el tercer mejor tiempo de la sesión, algo que no se esperaba ni mucho menos en la última carrera. El piloto español ha demostrado en pista que Ferrari sí ha dado el paso adelante que se esperaba, y nuevamente puede luchar por estar en las primeras filas de la parrilla.

Las opciones de victoria han crecido exponencialmente para este Gran Premio, sobre todo cuando pocos apostaban por él vistas las dubitativas sensaciones que habían sacado de los test de Mugello y de los primeros entrenamientos libres aquí. El asturiano no ha tenido que sufrir para entrar en la Q3, sino que con relativa facilidad, e incluso guardándose un juego de neumáticos blandos nuevos, ha pasado el segundo corte. No así su compañero Felipe Massa, que pese a quedarse cerca y tener buenas sensaciones, parte desde la 17ª plaza de la parrilla.

La revolución Maldonado

Si alguien se ha llevado por sorpresa los flashes de los fotógrafos, ese ha sido Pastor Maldonado. El venezolano ya dio muestras de lo que podía hacer en la Q1, cuando montó neumáticos blandos para asegurar su pase a la Q2 y realizó una espectacular vuelta, metiendo el miedo en el cuerpo del resto: ahora estaban obligados a sacar las blandas para asegurar el pase. Lewis Hamilton, que había dado una gran vuelta y ya estaba cómodo en boxes, se vio forzado a salir a pista y asegurar su mejor tiempo, aunque fuera gastando un nuevo juego de neumáticos blandos.

De hecho, la decisión del corredor de Williams provocó un efecto dominó que acabó con todos los pilotos gastando, al menos, un juego de gomas blandas, algo que sería vital para el resto de la sesión. La gran actuación del venezolano forzó a Bruno Senna a ir tan al límite que acabó saliéndose fuera cuando estaba haciendo su intento.

La Q2 no fue, ni mucho menos, esperada. Con Alonso pasando sin sufrir, todo el mundo contaba con que los dos Red Bull y los dos McLaren también realizaran una actuación previsible, y entraran sus cuatro pilotos dentro de los diez que se jugarían la pole del Gran Premio de España. Sin embargo, al final, nada que ver. Mark Webber se quedó a las puertas, después de, según confirmaron desde el equipo, equivocarse a la hora de plantear la estrategia para la clasificación y dejarle sin una vuelta buena limpia. Saldrá duodécimo, justo por detrás del otro gran damnificado de la sesión, Jenson Button.

El británico se quejó de subviraje durante toda la tanda, y al final no pudo realizar una vuelta en condiciones. No obstante, ni él mismo se explicaba el porqué de un rendimiento tan pobre en comparación con el de su compañero. La última vez que Webber falló para entrar en la Q3 fue en el Gran Premio de China de 2011, mientras que para Button fue en la clasificación del Gran Premio de Bélgica también de la temporada pasada.

Por detrás tampoco ha habido tranquilidad. Aunque Pedro de la Rosa ha podido pasar sin problema el corte del 107%, aunque ha sido a medio segundo de Timo Glock, el otro piloto de HRT, Narain Karthikeyan, no ha conseguido un tiempo suficiente, y los comisarios deliberarán en torno a su salida este domingo o no. En principio, no debería tener problemas, ya que durante todos las sesiones de entrenamientos libres, el piloto indio ha conseguido tiempos óptimos.

La peor noticia del día ha sido ver, nuevamente, cómo varios pilotos se quedaban la mitad del tiempo en boxes. Al espectáculo no le beneficia ni mucho menos que varios pilotos se queden metidos en sus garajes a la espera de que la pista mejore o que ni siquiera hagan una vuelta cronometrada. Los aficionados que abarrotaron Montmeló volvieron a pasar más de media hora en total con menos monoplazas en boxes que en pista. La FIA deberá tomar medidas, y ya son muchos los que piden el regreso de los neumáticos de clasificación.

La buena noticia, por contra, ha sido el regreso de Fernando Alonso al tercer puesto. El español ha confirmado en pista que las mejoras de Ferrari funcionan y que ya pueden pelear de tú a tú en lo más alto. Si esta linea se mantiene en carrera y en los próximos GP’s, podemos asegurar que el asturiano peleará con uñas y dientes por su ansiado tricampeonato.

Deja un comentario