Fernando Alonso en busca del título perdido

En la retina de todos ha quedado la imagen de un Fernando Alonso desolado tras terminar la última carrera de la temporada 2010, donde llegó al frente del mundial y terminó perdiendo el campeonato en favor del jovencísimo Sebastian Vettel, era su primera temporada con Ferrari, el domingo afrontará el inicio de la tercera.

Después de un largo invierno donde las cosas no han ido todo lo bien que desearía Luca di Montezemolo, cuando los problemas en el Ferrari F2012 son más que evidentes y con el equipo de Maranello al completo envuelto en un halo de pesimismo, toca afrontar la primera carrera de la temporada: el esperado Gran Premio de Australia 2012.

Si miramos las estadísticas, el Gran Premio de Australia se disputa desde 1996 en Albert Park y desde entonces en 14 ocasiones ha inaugurado el campeonato. De esas 14 carreras, en 10 el piloto vencedor de la carrera se ha alzado al final del campeonato con el título, en los últimos años ha arrasado: en el 2007 Raikkonen, en 2008 Hamilton, en 2009 Button y en 2011 Vettel.

A pesar de que estos datos, así sin más análisis no tienen mayor relevancia, si los analizamos un poco podemos comprender que es lo que sucede en realidad.

En las últimas décadas, la F1 está completamente dominada por la aerodinámica, una pequeña variación o una gran solución técnica acaba decidiendo quien gana el mundial. Eso representa todo un reto para los equipos en invierno, lograr un coche con unas décimas de ventaja al inicio de la temporada marcará el desarrollo del mundial: el que da primero da dos veces.

Si añadimos que Albert Park es un trazado suficientemente representativo del trazado medio de la temporada, podemos ver el porqué quien llega con el mejor coche a Australia tiene bastantes puntos de ventaja sobre sus rivales. Recordemos 2011, el RB7 llegó a Melbourne con los famosos escapes sopladores, Vettel arrasó en la clasificación y se llevó la carrera desde al pole, sus rivales tardaron algunas carreras en comprender donde estaba el punto fuerte del Red Bull, para cuando lograron copiarlo ya tenían demasiada ventaja.

Quizás por eso en Ferrari reina el desánimo, tras los entrenamientos de pretemporada parece claro que Red Bull y McLaren se rifarán el campeonato, mientras que el F2012 se mostró muy inestable sobre la pista. En la fábrica de Maranello seguro que se han estrujado en cerebro al máximo para intentar compensar los fallos antes de enviar el coche a Melbourne, la pregunta es ¿será suficiente?

Para el piloto asturiano, que cuenta en su haber con los dos campeonatos logrados con Renault en 2005 y 2006, esta será su tercera temporada con la escudería italiana, llegaba a Ferrari con el ánimo de sumar el tercero tras su fallido paso por McLaren en 2007, pero las cosas no están siendo nada fáciles.

Si vemos algunos de los pilotos que hay en pista, Alonso a sus 30 años todavía tiene mucho tiempo para sumar campeonatos de pilotos a su cuenta de resultados, pero la afición se impacienta, tras el «boom» de F1 vivido en España cuando logró sus dos campeonatos con la «Alonsomanía» vieron en Maranello el remedio para volver a lo más alto, de momento Domenicali y su equipo no han logrado construir un coche a la altura de las esperanzas.

Si la primera en 2010 estuvo cerca, más por los errores de Red Bull que teniendo un coche superior no supo aprovecharlo desde el principio, en 2011 Ferrari se vio relegado a la tierra de nadie entre los de cabeza y la mitad de la parrilla. Tercer intento en 2012, el sábado descubriremos si los lloros y lamentos de pretemporada se corresponden con la realidad o si ha sido simple teatro para aliviar un poco de presión.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario