Alemania, tierra de conquistas del Cavallino

Alonso Schumacher MassaUn buen historial no podrá hacer que tu coche vaya más rápido, pero si echamos un vistazo a las estadísticas, Alemania parece ser un terreno favorable para Ferrari: son 26 las victorias cosechadas en los 73 Grandes Premios disputados en territorio germano (59 ediciones del Gran Premio de Alemania, 12 del Gran Premio de Europa y dos del Gran Premio de Luxemburgo).

Sólo en Italia se ha obtenido tantas victorias, sumando las conquistadas en Monza en el Gran Premio de Italia (18) y las de Ímola en el Gran Premio de San Marino (8). Catorce de los 26 éxitos logrados en Alemania se produjeron en el circuito de Nürburgring: nueve de ellos cuando la carrera se disputaba como el Gran Premio de casa y cinco cuando lo hacía como la del Viejo Continente.

El trazado de Nürburgring está inevitablemente relacionado con el recuerdo del dramático accidente del que fue víctima Niki Lauda en la segunda vuelta de la edición de 1976, un episodio que forma parte de la memoria colectiva de los amantes de la Fórmula 1.

Aquel incidente marcó el final de Nordschleife, la versión original del trazado, como sede de un Gran Premio de Fórmula 1. El accidente es uno de los momentos clave de “Rush”, la película dirigida por Ron Howard, que cuenta el duelo protagonizado esa temporada entre el austriaco y el inglés James Hunt. Se volvió a rodar sobre las colinas de Eifel en 1984, en una pista de características más modernas, sobre todo en términos de longitud, puesto que no llegaba a los cinco kilómetros.

Sin embargo, hasta 1995 no se convirtió en una sede más estable, albergando esta carrera hasta 2007, para después pasar a la alternancia con Hockenheim desde 2008 como sede del Gran Premio de Alemania, la carrera que Ferrari ha ganado más veces, 21, en su historia.

Nürburgring ha visto a Fernando Alonso triunfar en dos ocasiones: la primera en 2005 con Renault y la segunda en 2007 con McLaren. De este último éxito se recuerda también la disputa entre el español y su actual compañero de equipo, Felipe Massa, que tuvo lugar instantes antes de la ceremonia del podio.

El año anterior, ambos se encontraron en la misma habitación previa al podio, aunque en aquella ocasión el hombre que triunfó fue Michael Schumacher, que acababa de conseguir su quinta y última victoria en Nürburgring. Sin embargo, se trató de un día importante para Felipe, puesto que para él significó su primer podio en su carrera deportiva. Aquella victoria de 2006 fue el último éxito de Ferrari en este trazado: en 2009, Felipe terminó tercero y en 2011 Fernando fue segundo.

Las cosas parecen haber ido mucho en Hockenheim: Schumacher ganó las dos carreras que se disputaron en suelo alemán en su último año como piloto de Ferrari, mientras que Alonso ha ganado dos veces (2010 y 2012) al volante de un monoplaza rojo.

De alguna manera, la última victoria fue simbólica, aunque por razones que no tienen que ver con el deporte: justo cuando el Viejo Continente atravesaba un momento crítico con la crisis económica, subió a lo más alto del podio en la tierra de grandes constructores de coches alemanes y en el país europeo con mayor solidez económica, un monoplaza construido en Italia, diseñado por un ingeniero griego y pilotado por un español.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario