Renault anuncia la salida de Briatore y Symonds

Renault anunció hoy la salida de la escuería de Flavio Briatore y de Pat Symonds para poner fin a uno de los mayores escándalos en la historia de la Fórmula 1, el accidente planeado de Nelsinho Piquet para que Fernando Alonso pudiese ganar el Gran Premio de Singapur de 2008.

Renault no aclaró si Briatore y Symonds fueron despedidos o se fueron por decisión propia y anunció que no hará «ningún comentario» sobre el tema hasta la audiencia que celebrará la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) el próximo día 21.

Las salidas de Briatore y Symonds, Team Manager y director de ingeniería de Renault, respectivamente, parecen avalar la denuncia de Piquet, de que ambos le ordenaron chocar contra un muro para que la carrera fuera neutralizada, lo que favoreció el posterior triunfo de Alonso.

En una segunda declaración que entregó a la FIA, publicada hoy por el diario español AS, Piquet acusó a Symonds, en presencia de Briatore, de indicarle sobre un mapa del circuito el lugar exacto en el que debía estrellarse y que él perdió «deliberadamente» el control de su Renault «apretando el acelerador a tope a sabiendas de que provocaría la colisión».

Piquet, quien formuló su denuncia tras ser despedido de Renault, dijo que se prestó a la maniobra porque estaba «mentalmente frágil», en plena renegociación de su contrato con el equipo francés. El presidente de Renault, Carlos Ghosn, se limitó a decir a LEquipe que pidió que no hubiese «reacciones en caliente» ni «interpretaciones precipitadas» antes de adoptar decisiones, por lo que la salida de los dos principales responsables del equipo parece haber sido una meditada pero firme postura.

Según trascendió, Bernie Ecclestone, patrón de la F-1 y amigo de Briatore, intervino sugiriendo la salida de ambos directivos para evitar una sanción más severa a Renault, dada la gravedad de los hechos, que dañan seriamente la imagen del Mundial.

fernando-alonso-nurburgring-alemania-flavio-briatoreBriatore, uno de los personajes más excéntricos de la Fórmula 1 y probablemente el más crítico con Max Mosley, presidente de la FIA y que dejará su cargo en octubre, fue un instructor de esquí y gerente de restaurantes que llegó tarde a la F1, con fama de «play boy» y empresario innovador.

Logró fama en ese rubro cuando impulsó la conocida marca de ropa Benetton en Estados Unidos, de la mano de Luciano Benetton, que compró en 1989 al equipo Toleman y puso a Briatore como director comercial de la escudería, que pasó a dirigir en el 91.

Con un joven Michael Schumacher, Benettton ganó carreras en 1992 y 1993 y las dos temporadas siguientes ganó los primeros títulos mundiales del piloto alemán.

Renault compró en 2000 a la escudería y Briatore fue nombrado director, tras lo cual llegaron dos nuevos títulos, en 2005 y 2006, con Fernando Alonso, cuyo retorno, tras un paso por McLaren, no logró revitalizar a la escudería francesa.

Briatore, de 59 años, posee un avión particular, un yate, un equipo de fútbol en la Segunda división inglesa (en sociedad con Ecclestone), un club nocturno, una línea de moda, una compañía farmacéutica, está casado con la modelo italiana Elisabetta Gregoraci y entre sus relaciones se encuentran otras bellezas como Naomi Campbell y Heidi Klum.

Hombre de marketing y de espectáculo, pero hábil también para detectar talentos como Schumacher y Alonso, y muy trabajador, Briatore aportaba glamour, superficialidad y lujo, pues creía que la F1 no debía hablar sólo de neumáticos, adherencia y apoyo aerodinámico.

«¿Qué genera un mayor interés, desarrollar un embrague doble que la gente no puede ver, o tener a Sylvester Stallone en la parrilla delante de las cámaras de televisión?», se preguntó en una ocasión.

La salida de Briatore de la Fórmula 1, es también una clara venganza de Mosley, quien había dado inmunidad a Piquet para que contara lo ocurrido y llegó a decir que «amañar carreras» era peor que recurrir al doping, porque además de la trampa se ponía en peligro la vida de terceros.

Dos de los más conocidos pero también polémicos dirigentes del fútbol italiano, Adriano Galliani (Milan) y Luciano Moggi (ex Juventus) salieron hoy en defensa de Briatore, especialmente el segundo, condenado por corrupción deportiva. «Briatore y yo nos conocemos desde hace mucho, es un ganador, un hombre incapaz de hacer algo así», agregó Moggi.

2 comentarios

  1. Muy bien x esta informacion pero se le hace daño a la categoria de los aficionados a este deporte renault tiene q dar la cara sin dañar a los pilotos q decpcion x parte de los dirigentes de este equipo . Alonso tiene q cambiar de equipo si quiere seguir en este deporte xq ya van 2 veces q esta en escandalos

  2. Si Piquet tiene «mentalidad fragil» y acepta efectuar una maniobra antideportiva no merece taner licencia de Formula 1 (ni de triciclo)
    Yo no tendría de empleado, ni para expender nafta.
    Saludos
    Aníbal

Deja un comentario