Kubica mejora y Renault empieza a pensar en su sustituto

Un día después de que sufriese el grave accidente que le mantiene en el hospital, Robert Kubica se despertó hoy del coma inducido para hablar con su padre y consiguió mover los dedos de la mano derecha, pese a que ayer se temió que tuviese que ser amputada.

El polaco se perderá el inicio de la temporada, y casi con toda seguridad todas las carreras del calendario de 2011. Pero estas son buenas señales de que la operación a la que fue sometido de urgencia para tratar de recuperar su mano derecha fue todo un éxito.

Sin embargo, el comunicado emitido por su equipo, Lotus Renault, apela a la prudencia: «Van a pasar varios días antes de que podamos saber si la operación fue un éxito al cien por cien».

Al piloto de 26 años se le volvió a inducir al coma hoy para proseguir con su recuperación, mientras los médicos están evaluando someterle a nuevas operaciones en el codo y en el hombro, a la vez que siguen de cerca la evolución de las fracturas de la pierna.

«Kubica recuperó la consciencia», dijo el portavoz de la unidad de cuidados intensivos del hospital. «Lo primero que preguntó era por el estado de su copiloto y se le informó que no había sufrido daños. «Kubica perdió mucha sangre en el accidente y su estado era crítico, pero ahora se mantiene estable».

Por su parte, el jefe de la escudería Lotus Renault, Eric Boullier, ha admitido que el equipo está evaluando las posibilidades ahora que se ha confirmado que Kubica no podrá estar en las pistas, al menos en el inicio de la temporada.

Esa es la dura realidad del mundo de la F1, el show debe continuar. Esta semana darán comienzo las pruebas en Jerez y el Gran Premio de Bahrein 2011 ya está a la vuelta de la esquina, el equipo debe pensar en una temporada que se presentaba muy favorable tras el buen tiempo logrado por Kubica en Cheste la semana pasada.

«Sí, por supuesto, ya estamos empezando a pensar y a trabajar en un plan de contingencia», confirmó Boullier. «Él (Kubica) estará definitivamente fuera durante un par de meses, pero espero que la recuperación sea más rápida que un año».

«Pero hoy es demasiado pronto para saber exactamente cuánto tiempo tardará en recuperarse», añadió. «¿Debe ser reemplazado a corto plazo? Esa misión será encomendada a uno de nuestros pilotos reserva», dijo Boullier, refiriéndose a Bruno Senna y Romain Grosjean. «Si tiene que ser más tiempo, tendremos que considerar las diferentes opciones».

El jefe de Renault también habló sobre el sorprendente ritmo marcado por Kubica el último día de entrenamientos en Cheste la semana pasada, para advertir que el R31 se ha puesto en pista para hacer grandes cosas esta temporada y no para sacar un buen titular de pretemporada.

«No tratamos de hacer sólo un buen tiempo a una vuelta, con neumáticos blandos y una gota de gasolina en el tanque», dijo Boullier este fin de semana pasado antes de que Kubica se estrellase en el rally del domingo.

«Ese tiempo se logró después de que comenzásemos a ajustar la configuración por primera vez y adaptásemos el coche a los neumáticos Pirelli. El coche se hizo más cómodo para Robert e hizo su tiempo», agregó Boullier.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario