Mosley no quiere irse

El todavía presidente de la FIA, Max Mosley, ha enviado una carta a los presidentes de los clubs nacionales de automovilismo advirtiendo sobre los efectos negativos que podría tener su salida de la presidencia, si finalmente el próximo mes de junio así lo decidiese la Asamble Extraordinaria.
Mosley asegura que su destitución podría traería consigo la pérdida del control sobre la F1, pues su sucesor podría ceder en las negociaciones con Bernie Ecclestone en los puntos del nuevo contrato por 100 años en los que el actual presidente no está de acuerdo.
Y todo por un vídeo sobre su vida privada donde aparece en una orgía nazi. ¿Tiene algún sentido su destitución por algo que no ha hecho como presidente de la FIA, sino como parte de su vida privada?
Fuente: GPUpdate

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.