Saltan chispas en Hockenheim

Hasta ayer, si había algo que destacar del Gran Premio de Alemania 2012 era la lluvia, Alonso firmó una vuelta magnífica que le llevaba a la pole de la carrera de Hockenheim, la vigésimo segunda de su carrera, la cuarta con Ferrari y la segunda del año, pero tras él ordenar la parrilla resultaba más complicado por las penalizaciones.

Hasta tres monoplazas perdían cinco puestos por cambiar la caja de cambios, el del australiano Mark Webber, el del alemán Nico Rosberg y el del francés Romain Grosjean. Pero en la complicada sesión de clasificación, en la Q2, el mexicano Sergio Pérez molestó al hombre de la pole y al finlandés Kimi Raikkonen, así que los comisarios decidieron penalizarlo con cinco puestos, para que aprenda a comportarse en la pista.

Así con la penalización del Sauber, Rosberg y Grosjean ganaban una posición, mejor dicho, sólo bajan cuatro escalones en la parrilla de salida de Hockenheim. Con esto y algunas penalizaciones monetarias por temas menores nos fuimos a dormir a la espera de ver que sucedía con una carrera que la previsión decía que sería en seco.

Y así fue, sol a radiar en Hockenheim, mañana apacible para disfrutar de las carreras hasta que llegó la noticia: el mapa motor de los Red Bull podría ser ilegal y por tanto ambos coches descalificados y enviados al fondo de la parrilla. Era el turno de las explicaciones en los despachos.

Justo antes de la carrera, los comisarios de la FIA anuncian que no habrá sanción para los RB8. No aceptan todas las explicaciones del equipo de Milton Keynes, pero no se violan las normas tal y como están redactadas. Simple y llanamente, no se incumple la norma 5.5.3, pero no están conformes, lo que hace sospechar que en los próximos días tendremos aclaración técnica por parte de la FIA.

Primer sobresalto superado, se inicia una carrera, que por ausencia de agua, apuntaba a tranquilidad, algo que siempre beneficia al hombre que sale por delante. Se apaga el semáforo y pocos cambios, al menos en la parte delantera, Alonso al frente y el único que le sigue el ritmo es Sebastian Vettel.

Ningún problema hasta que a falta de 20 vueltas Alonso y Vettel doblan a Lewis Hamilton, entonces sucede una de las cosas más extrañas que se ha visto en una carrera de F1: el doblado se desdobla y con ello afecta a la lucha de cabeza de carrera.

La maniobra de Hamilton, aunque legal, entraña un problema, el tiempo perdido por Vettel que le disputaba a Alonso la victoria supone un daño irreparable para esa lucha y un gran alivio para el líder de carrera. Aunque no todo es tan correcto, McLaren obtuvo una gran ventaja, su otro piloto, que estaba lejos de Vettel recuperó terreno y pudo acercarse al bicampeón alemán. Obviamente Vettel se mostró muy enfadado con la maniobra.

Pero no iban a terminar aquí sus problemas, nuevo paso por boxes y al salir se encuentra con que Jenson Button le ha ganado la posición. Sigue la lucha en la cabeza de carrera con tres pilotos muy cerca: Alonso, Button y Vettel. A medida que pasaban las vueltas el estado de las gomas de los tres hacía que mejorase y empeorase el rendimiento, así ganaban terreno o lo perdían dependiendo del momento.

Y llegamos a las últimas vueltas, Alonso abre hueco y camina con paso firme hacia la victoria. En la penúltima vuelta Vettel se pega a Button y en la horquilla inicia la maniobra de adelantamiento. El problema llega al final de la maniobra, el alemán termina de pasar al británico por fuera de la pista, algo explícitamente prohibido.

Pero lo más extraño de todo, no le devuelve la posición y decide terminar la carrera segundo ante las quejas de Button por radio a su equipo que ya le decía que estaban advertidos los comisarios. Celebración en el podio, pero el resultado llegaría de los despachos: Vettel penalizado con 20 segundos y pasa de la segunda a la quinta posición.

Mal resultado para el campeonato de pilotos visto desde el prisma de Red Bull y de McLaren, pero un fin de semana perfecto desde la óptica de Ferrari y los tifosi: Alonso cada día más líder y cada vez con más ventaja sobre sus rivales, mientras que el equipo de Maranello se acerca a Red Bull en constructores.

De momento recoger todo rápidamente porque el próximo fin de semana toca disputar el Gran Premio de Hungría 2012, una carrera que tradicionalmente se le da bien al asturiano. Última parada antes del descanso veraniego, pero todo se pone muy de cara para que Alonso gane su tercer mundial.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario