Tras el glamour … toca afrontar la crisis

La F1 posiblemente sea la competición deportiva con mayor glamour de todas, la fama de sus carreras forjadas por pilotos legendarios y la atracción de famosos a sus carreras es constante, eventos seguidos por millones de telespectadores, pero este fin de semana toca afrontar la cruda realidad.

La ciudad de Valencia acoge este fin de semana el Gran Premio de Europa 2012, atracado en sus muelles se encuentra el Indian Express, uno de los mayores y más caros superyates privados del mundo, propiedad de Vijay Mallya, jefe de Force India y de las aerolíneas Kingfisher.

El barco del multimillonario indio es la pieza central de la paradoja del fin de semana, a su alrededor muy pocos espectadores presenciando el Gran Premio, la crisis económica golpea con fuerza en España, mientras la F1 se lanza a una frenética negociación en los motorhome sobre la urgente necesidad de reducir costes.

«Él (Mallya) probablemente no sabe si se trata de buenos o malos tiempos», se encogió de hombros el copropietario de Williams Toto Wolff al hacer la afirmación para el diario Kleine Zeitung.

La F1 está considerando una serie de medidas encaminadas a reducir costes o a aumentar los ingresos. Una de las opciones para lograr esto último simplemente pasa por ampliar el calendario, recaudar y repartir el dinero de los nuevos promotores.

Uno de los rumores es que hasta tres o cuatro carreras nuevas se podrían agregar al calendario de 2013, si esta temporada será histórica por alcanzar las 20 carrera y hemos tenido que llegar hasta noviembre, con tres o cuatro más habrá que hacer malabarismos.

«El año tiene 52 semanas, podemos tener 26 Grandes Premios!», dijo el jefe de Toro Rosso Franz Tost medio en serio, medio en broma, mientras Eric Boullier estaba a punto de estallar de risa.

«No hay un número exacto, un número mágico», coincidió el francés, «pero yo estoy de acuerdo con Franz, más carreras, ¿por qué no?».

Otra idea podría ser una nueva fuente de ingresos para los equipos más grandes: los coches cliente, una idea que parecía casi muerta pero que podría dar más ingresos a los grandes, con unos menores costes de fabricación y proporcionar más valor en patrocinio.

«Me gustaría ver algunos de los equipos más pequeños con un coche vendido por uno de los equipos grandes, una actualización del coche del año anterior», dijo Bernie Ecclestone a la agencia de noticias Sapa-AFP.

«Tal vez podría ser pilotado por un novato. Algunos equipos, sin duda, obtendrían mejores resultados en comparación con los que tienen ahora y pasarían a gastar menos de inmediato», agregó.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario