A Vettel le aplicaron la «pena de muerte por robar gallinas»

Red Bull ha intensificado su ataque contra la FIA después de que el piloto alemán fuese penalizado por adelantar por fuera de la pista a Jenson Button en el pasado Gran Premio, una acción que perjudica gravemente a Sebastian Vettel en la lucha por el campeonato, pasando del segundo al quinto puesto.

Tras la decisión de los comisarios, Helmut Marko, asesor de Red Bull, admitió que la sanción les había dejado un mal sabor de boca, más por las formas que por el fondo, lo que venía a sugerir que contra su equipo se está haciendo una caza de brujas.

El lunes dijo que la FIA aplica diferente rasero de medir al aplicar un castigo a una acción y dejar sin él en idénticas circunstancias. En declaraciones a la televisión austriaca Servus TV, añadió que la sanción aplicada a Vettel era como «una pena de muerte por robar unas gallinas».

Jean-Eric Vergne, uno de los novatos seleccionados por Marko para el segundo equipo de las bebidas energéticas, Toro Rosso, coincidiendo en que Vettel se salió del trazado porque se vio obligado por Jenson Button.

«En el lugar de Sebastian habría hecho exactamente lo mismo», dijo el francés en referencia a que el piloto de McLaren no dejó espacio suficiente para que Vettel completase la maniobra, argumento usado por el propio bicampeón para defender su acción.

Marko también sugirió que la FIA «olvidó» advertir a Red Bull de que simplemente dejase pasar a Button, lo que podría haber salvado a Vettel de la dura sanción tras la carrera, que significó perder 20 segundos en su crono: «Esa advertencia no llegó».

Algunos expertos sospechan que el trasfondo de todo este asunto podría haber más que las «disputas deportivas entre la FIA y Red Bull».

En el periódico alemán Bild, se señala que «en la F1, no es ningún secreto que Bernie Ecclestone está del lado de Red Bull», mientras que el patrón de la F1 se ha mostrado como «el gran enemigo del presidente de la FIA Jean Todt».

Actualmente, algo más relevante para todos los implicados en la máxima categoría se está discutiendo entre bambalinas, el lucrativo Acuerdo de la Concordia.

El periodista Ralf Bach, en un artículo para el diario Der Spiegel, también se refirió a la «lucha por el poder» que se está ejecutando tras la escena principal y el hecho de que Ecclestone gestiona a Red Bull «por control remoto».

Vettel se ha comprometido a hacer todo lo posible para no dar a los comisarios ninguna razón para ser castigado este fin de semana en el Gran Premio de Hungría 2012: «Voy a tener cuidado de no hacer nada que pueda poner en peligro el resultado».

Sé el primero en comentar

Deja un comentario