Williams admite que fue un error dejar ir a Newey

Sir Frank Williams, fundador de la escudería Williams, ha admitido que fue un error dejar marchar al que hoy es uno de los ingenieros más respetados de la F1, el jefe técnico de Red Bull y principal pilar del diseño del todopoderoso RB7 que la temporada pasada permitió arrasar al equipo del toro.

El ingeniero británico, especialista en aerodinámica, Adrian Newey dejó el equipo Williams en 1997, año en que Jacques Villeneuve ganó el último título para el equipo de Grove. Desde entonces ha tenido un papel destacado en McLaren y ahora en Red Bull.

Por su parte Williams, noveno el año pasado en el campeonato de contructores, no ha vuelto a ganar una carrera desde el año 2004, demasiado tiempo para un equipo con el historial del equipo británico que no encuentra el camino para regresar al top de la competición.

“Él (Newey) quería algunas cosas que no quisimos darle en aquel momento”, dijo Williams a la revista F1 Racing. “En retrospectiva, fue sin duda un error”.

A sus 69 años la experiencia adquirida también le sirven para reconocer que el año pasado el coche con motor Cosworth no era lo suficientemente bueno, lo que provocó la reestructuración del famoso equipo y el cambio a los motores Renault que usará esta temporada el FW34.

“(El coche del año pasado) fue deficiente en la mayoría de las áreas importantes, al tiempo que carecía por completo de la más importante de todas, la aerodinámica”, dijo. “Y probablemente un poco de potencia, Simplemente no era un coche rápido”.

Sin embargo, Williams admitió que hay un elemento que seguirá faltando en su equipo en el año 2012: “Sólo él”, dijo refiriéndose a Newey. “Adrian es un individuo extraordinario”.