Cómo evitar atascos en verano y afrontar la operación salida con éxito

Revisar el coche, planificar el viaje, evitar las distracciones o respetar la distancia de seguridad entre las claves para evitar atascos este verano.

Este verano alrededor de 8 de cada 10 viajeros elegirán los destinos nacionales para disfrutar de sus vacaciones. Así lo apuntan los datos que maneja Acierto.com, que también estima que hasta el 90% usarán el coche para desplazarse a estos lugares. Una situación que incrementará el número de vehículos en carretera y que podría generar atascos.

De hecho solo hasta el domingo, la DGT prevé 72.000 desplazamientos. El comparador de seguros de coche recopila algunos consejos para evitar estos atascos y analiza cómo se forman.

Conducir por el carril derecho

De esta manera, los carriles de una autovía están preparados para albergar unos 2.000 vehículos a la hora. Los problemas empiezan cuando la cifra se acerca a los 1.700. Sin embargo, la cantidad de coches no es el único desencadenante de los atascos, sino que la disminución de la velocidad es otra de las principales causas.

Por ejemplo, con cada cambio de carril se produce una bajada importante de la velocidad. Es por eso que los expertos recomiendan circular por el carril derecho y utilizar el izquierdo solo para adelantar. Además, es importante señalizar con los intermitentes estos cambios para advertir al resto de usuarios de la vía y permitir que se anticipen.

Respetar la velocidad y distancia de seguridad

Circular a la velocidad apropiada e indicada en el tramo es otro punto fundamental. Esto quiere decir también no circular más rápido de lo que se permite, pues es en estos casos cuando podrían darse maniobras bruscas que redujesen la velocidad súbitamente. Además, no podemos perder de vista que el exceso de velocidad se encuentra detrás del 20% de los accidentes con víctimas.

Mantener la distancia mínima también es fundamental, apunta Acierto.com. “Cuando un vehículo circula demasiado cerca del que le precede y, por la razón que sea, el de delante frena un poco, puede desencadenarse una retención”, indica. Y esto genera un efecto acordeón que afecta a todo el tráfico. Unos metros atrás puede darse un atasco importante.

Planificar el viaje

El comparador Acierto.com también recomienda planificar los viajes para evitar los días y horas con mayor densidad de tráfico. Merece la pena, por ejemplo, madrugar o esperar al anochecer para no coger la operación salida. Además, en verano esto nos permitirá conducir en las horas más frescas del día.

Durante el viaje, podemos consultar en la radio (o que lo haga nuestro copiloto) el estado de las carreteras. Algunas aplicaciones cuentan con actualizaciones en tiempo real, algo que nos permitirá evitar tramos congestionados.

Evitar las distracciones

Las distracciones son otro foco de frenazos bruscos y siniestros. Cualquier movimiento para observar el paisaje, alguna anomalía en la carretera, interactuar con los pasajeros… Pueden generar peligrosas distracciones. Tanto, que se producen más de 300 muertes al año en carretera por distracciones.

Llevar el equipaje bien colocado es clave aquí. Un movimiento inesperado en el habitáculo podría generar distracciones. Por no hablar de que las maletas podrían salir disparadas en un frenazo brusco -multiplicando su peso-. Por desgracia, más del 20% de aquellos que viajan en coche llevan equipaje dentro del habitáculo sin las correspondientes medidas de seguridad.

Revisar el coche, clave para evitar atascos

El comparador de seguros de coche Acierto.com también recuerda la importancia de revisar el coche antes de emprender un viaje largo. De hecho se trata de algo clave para no sufrir una avería en carretera, otra de las principales causantes de las congestiones. Por desgracia, la puesta a punto del vehículo y las revisiones continúan siendo la asignatura pendiente de los españoles.

En concreto y según los datos de la entidad, el 49% solo lleva su coche al taller si detecta algún problema, y un tercio de los conductores no realiza las revisiones estipuladas por el fabricante. Por otra parte, el 46% cambia las ruedas después de recorrer más de 50.000 kilómetros con ellas y un 12% tras superar los 65.000 kilómetros. Los expertos fijan el límite en torno a los 40.000 kilómetros.

Todo esto provoca que el 40% de los conductores haya necesitado recurrir a la cobertura de asistencia en carretera de su seguro de coche. La antigüedad de los vehículos también influye directamente en el riesgo de sufrir averías y accidentes en carretera. Respecto a estos últimos, los vehículos que superan la década de edad son los que más se ven implicados en siniestros con víctimas mortales y daños a terceros.

Relacionado: Ahorrar viajando en coche este verano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.