Más deserciones para Bahrein, entre los habituales del Gran Circo

El Gran Premio de Bahrein 2012 sigue siendo un hervidero de polémica, mientras unos optan por no ir al pequeño reino otros se esfuerzan por hablar de aparente normalidad con respecto a la carrera, en las calles las protestas continúan, no se habla de rechazo a la F1, pero está claro que las revueltas de la primavera árabe aquí está lejos de haberse solucionado.

El equipo MRS de la Porsche Supercup dijo que su decisión de saltarse la carrera de apoyo al Gran Premio en la isla árabe es «la primera vez en nuestra historia que nos hemos visto obligados a cancelarlo».

«Al final tenemos una responsabilidad con nuestros empleados», dijo el jefe del equipo Karsten Molitor, alegando a motivos de seguridad para no ir a Bahrein.

Otro de los que ha decidido retirarse, uniéndose al miembro del equipo Williams y a las cadenas de televisión alemana Sky, Fuji TV y la finlandesa MTV3, es el veterano corresponsal del diario brasileño O Estado de Sao Paulo, Livio Oricchio.

«He decidido, en acuerdo con O Estado, no ir», dijo Oricchio. «Preparamos los viajes para toda la temporada, con excepción de Bahrein y los Estados Unidos, porque hay muchas dudas acerca de si se disputarán».

«Al igual que muchos periodistas, no estaré en Sakhir», admitió Oricchio. «Siempre he creído que la carrera no se disputaría, y todavía no estoy al cien por cien seguro de que no vaya a suceder algo que dé motivos a la FIA o a la FOM para cancelar la carrera».

De hecho, tras la decisión de seguir adelante, la presión sobre la F1 para que sea cancelado el evento a última hora se ha intensificado.

Nabeel Rajab, líder de grupo de Derechos Humanos de Bahrein, admitió que las protestas se intensificarán como «tres días de furia», coincidiendo con los tres días del calendario de carrera, dirigidos específicamente a la F1.

«Estamos protestando para expresar la ira porque la F1 vaya a realizar una carrera aquí», dijo a la BBC.

Y la esposa de un conocido activista encarcelado en Bahrein, que se encuentra en una larga huelga de hambre, agregó: «Yo no estoy enfadada con el gobierno … lo que me indigna es la gente como Bernie Ecclestone, que deciden venir a Bahrein porque cree que todo el mundo es feliz aquí».

El diario italiano La Stampa, informó de que el personal de F1 ha sido advertido para que se mantenga alejado de los restaurantes y las tiendas, mientras que se ha pedido que «las novias y esposan se quedasen en casa».

Eso no es del todo cierto, ya que Felipe Massa aterrizó en el aeropuerto el jueves con su esposa y su hijo. Y Giedo van der Garde, piloto reserva del equipo Caterham, dijo que ha encontrado un Bahrein pacífico desde su llegada el miércoles.

«Yo no he estado mucho aquí, pero todo parece tranquilo», dijo el holandés a Auto Hebdo. «Obviamente, hay una fuerte presencia policial, pero no he visto ningún problema ni nada. Esperemos que se mantenga así».

Marco Canseco, corresponsal del diario deportivo español Marca, dijo que fue testigo de un «altercado menor» en la capital Manama el miércoles y reveló: «Todos los equipos y todo el mundo fueron capaces de llegar a la pista para el trabajo sin problemas, lo mismo a su regreso».

Muchos están protestando por la moralidad de que se dispute la carrera, otros lo plantean en términos de seguridad y algunos temen por la imagen que esto dará de la F1.

«El debate en curso acerca de Bahrein es el único reproche que, hasta ahora, se le puede hacer a una emocionante temporada 2012 en las carreras que se llevan disputado», dijo el Kleine Zeitung austriaco.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario