Suspenso bajo la lluvia (Crónica del GP de Europa) Parte 1

La carrera más emocionante de mitad de temporada, y como no podía ser de otra manera en este año, se protagonizó en el mítico trazado de Nurburgring. El gran premio de Europa que llega a nosotros con casi 2 meses de atraso, en comparación a otras fechas,  se convirtió de  a poco en un escenario lleno de lluvia, despistes, confiabilidad y, por una lado, el retorno al podio de Fernando Alonso y por otro, el error “esperado” del debutante Lewis Hamilton  que no se bajaba del podio las últimas 9 carreras algo inesperado e inolvidable de los últimos tiempos.

europa01.jpg

Lewis no pudo hacer mucho con su monoplaza, a pesar de tener una buena prestación para la carrera, luego de que le sábado durante la Q3 uno de los pernos que sujetan al neumático delantero derecho no fuera correctamente ajustado, debido a un problema con la pistola neumática, haciendo que este se trabara provocando una pinchadura y por consiguiente el despiste del bólido, muy parecido al que sufriría Michael Schumacher allá por el año 99 en Silverstone. Los socorristas y personal del circuito, presurosos fueron al lugar del impacto, Hamilton no salía de cockpit le había ocurrido algo malo?  


En la toma desde la cabina se aprecia que luego de impactar, Lewis movía frenéticamente las piernas como constatando daños, dando lugar a pensar que no había pasado nada grave. Las ambulancias llegaron, como es de esperarse, El piloto fue sacado del circuito bajo las medidas médicas pertinentes y levantando el pulgar lo cual tranquilizó a todo espectador que seguía esta emocionante clasificación.
Con Hamilton saliendo desde la décima posición, los ojos se pusieron firmes a lo que su compañero Alonso pueda hacer entre las Ferrari de Raikkonen primero y Massa tercero. Los semáforos se apagaron mientras el suspenso de lo imprevisible se venía sin que nadie lo pueda parar. A mi modo de ver, y más por las fallidas predicciones meteorológicas a las que uno está acostumbrado, la predicción de lluvia de los alemanes fue asombrosa. Treinta minutos antes que se diera la partida el mensaje de “Weather Forecast: Rain prediction in 30 minutes” se mostraba amenazante en la pantalla.
Los autos salieron, Massa logra rebasar a Alonso y va a la casería de Raikkonen pero este se mantiene férreo y lo manda a su espalda, Hamilton logra colocarse quinto, al tiempo que los BMW Sauber se tocan entre sí quedando relegados al último, la carrera avanza y luego de esa sensacional salida, el Ingles de Mclaren se vuelve a atrasar y pierde nuevamente posiciones. No pasó más que media vuelta de carrera cuando las tan anunciadas gotas de lluvia llegaron y no solo eso, sino que se convirtieron en un torrencial aguacero que obligó la mayoría entrar a boxes a cambiar sus neumáticos.

A este punto el Spyker que le pertenecía a Crhistian Albers y ahora manejado por debutante Markus Winkelhock, hijo del fallecido y recordado Manfred Winkelhock, tomaba las riendas de la competencia gracias a que partió con neumáticos para pista húmeda.
 
 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.