Vettel y Webber presentan el esperado Red Bull RB8

Si alguno de los coches que faltaba por presentarse levantaba expectación, ese es sin duda el Red Bull RB8, un monoplaza que temido antes e ponerse en pista, y es que el coche de 2012, que sigue llevando el sello de Adrian Newey, es la herencia del todopoderoso RB7 de la temporada pasada.

Característica dominante en casi todos los coches de este año, el morro de delfín, también destaca en el coche de las bebidas energéticas, aunque no es tan abrupto como el visto en el Ferrari F2012 presentado a finales de la semana pasada, y que únicamente McLaren, de los presentados hasta la fecha, no incorpora.

Aunque si el RB7 ejerció su dominio toda la temporada era en parte gracias al difusor soplado, una característica prohibida este año y que ha hecho que el coche de este año haya recibido la mayor parte de las modificaciones es ese apartado.

Para afrontar la nueva temporada, el equipo apuesta por la continuidad de sus dos pilotos el bicampeón Sebastian Vettel y Mark Webber, acompañados por el nuevo piloto reserva Sebastian Buemi, ex compañero de Jaime Alguersuari en Toro Rosso, quien ya anunció que se aleja de la F1 por esta temporada al menos.

El piloto alemán reconoció que el año pasado no esperaba la gran superioridad de su coche, pero “espera que suceda los mismo” de nuevo este año, lo que le llevaría directo a su tercer campeonato consecutivo.

“El objetivo es protagonizar un gran año de nuevo, pero sabemos lo complicado que resulta estar siempre en el podio.Nuestra intención es intentarlo de nuevo y pronto veremos si podemos lograrlo con el RB8”, dijo Vettel.

“En las temporadas pasadas tuvimos algunas ventajas como el doble difusor y el sistema de los gases del escape, pero ahora hemos perdido esa ventaja y creo que será realmente difícil marcar la diferencia. Creo que ese año todos los coches serán muy parecidos”, añadió el alemán que se subirá al coche en los entrenamientos de Jerez a partir del jueves .

Mañana martes y el miércoles será el turno para el australiano Mark Webber, quién dijo que ahora “lo más importante será recoger la mayor información posible para lograr que el coche esté a su máximo nivel de rendimiento antes de partir para Melbourne”.

El director técnico del equipo Adrian Newey hizo referencia a la evolución del coche desde el RB5 de 2009, lo que da idea de la cantidad de horas de ingeniería que el RB8 tiene encima, aunque con diferencias sustanciales por los cambios en la normativa de 2012.

“El monoplaza del año pasado giraba en torno al sistema de escapes sopladores, pero este año no está permitido, así que hemos tenido que dar marcha atrás y optar por otro desarrollo para los escapes y volver a probar”, dijo Newey.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario