Button vuelve cuando nadie le esperaba

Como siempre, sin hacer ruido, con esa clase y ese aire de gentleman que le convierten en el último caballero clásico de la F1. Así consiguió Jenson Button su primera pole defendiendo los colores de McLaren. Superó -más bien, barrió- a su compañero Lewis Hamilton y dejó atrás tres años de sequía en las clasificaciones de los sábados.

La última vez que Button no tuvo a ningún piloto por delante en una arrancada fue en Mónaco 2009, cuando pilotaba aquel imparable Brawn GP. Hamilton, que arrancará séptimo, excusó su resultado en la clasificación a que Button llevaba un alerón delantero nuevo, que sortearon entre uno y otro.

Button dio una auténtica clase magistral de cómo se pilota por el trazado de Spa Francorchamps. Sobre raíles. El de McLaren dio una vuelta perfecta, digna de aparecer en cualquier simulador, con la que acabó con el reinado interno de Hamilton, que había logrado las últimas catorce poles para el equipo.

Junto a él, partirá un sorprendente Kamui Kobayashi, que junto al quinto tiempo del día para su compañero Sergio Pérez, demostró que los Sauber son unos monoplazas a tener en cuenta para la imprevisible carrera de este domingo. El resultado de Kobayashi no solo es el mejor suyo personal, sino que además es el mejor de un piloto japonés en una clasificación.

La tercera plaza de la parrilla, con suspense, fue para el siempre polémico Pastor Maldonado. El corredor venezolano estuvo sometido a una investigación por un incidente con Nico Hulkenberg, por la que le encontraron culpable y perdió tres posiciones, lo que le dejó en la sexta plaza final.

El cuarto puesto de Kimi Raikkonen también estuvo en el aire, debido a que trazó por fuera de la pista en la entrada al Eau Rouge. El finlandés, uno de los favoritos, busca su quinta victoria en Spa, donde siempre que ha corrido, o ha ganado o ha abandonado. Su pelea con Button en la definitiva Q3 acabó decantándose en los minutos finales hacia el de McLaren, pero el rendimiento mostrado por Raikkonen este sábado le sitúan como un firme candidato a tener en cuenta para la victoria este domingo.

Él fue el único contendiente para el título que Fernando Alonso no pudo superar. El piloto español saldrá desde una, a priori, decepcionante quinta plaza -marcó el sexto tiempo, pero se vio beneficiado por la sanción a Maldonado- para el rendimiento mostrado antes del parón veraniego, pero visto cómo salen sus rivales, es un buen punto de partida para el sábado.

A excepción de Raikkonen, el resto de corredores con los que Alonso se está jugando el título salen por detrás. Webber logró el séptimo tiempo de la jornada, pero como tuvo que poner una caja de cambios nueva después de los libres de este sábado, sufre una penalización de cinco posiciones y saldrá duodécimo. Dos posiciones por delante lo hará su compañero Sebastian Vettel, que ni siquiera se clasificó para la Q3.

El vigente campeón confesaba que Red Bull no ha encontrado el punto óptimo al coche para este fin de semana, por lo que no le sorprende salir desde tan atrás. Para redondear un sábado para el olvido, le multaron con 10.000 euros por realizar ensayos de salida en el pit lane.

Desastre alemán

No fue un buen sábado para tres de los cinco corredores alemanes que hay en parrilla. Si dejamos de un lado a los pilotos que no cuentan para luchar por los puestos de más arriba -Nico Hulkenberg saldrá por detrás de Vettel, y Timo Glock lo hará vigésimo- es sorprendente no ver a ninguno de la Mannschaft de la Fórmula 1 en la Q3. Al desastre de Vettel hay que unir a Michael Schumacher, que no podrá celebrar su 300ª aparición en un gran premio con un buen resultado en parrilla, y el absoluto desastre protagonizado por su compañero Rosberg.

El joven alemán de las balas plateadas protagonizó el fiasco de la jornada, al no darle tiempo a rodar una vuelta buena en la Q1. Clasificó con el 18º tiempo de la jornada. Si esto ya de por sí es un absoluto desastre para un ganador de gran premio como es su caso, hay que añadirle que tuvo que sustituir la caja de cambios, rota en los libres, por lo que pierde cinco posiciones en parrilla, lo que implica que partirá desde la penúltima posición. Uno de los beneficiados por ello fue Pedro de la Rosa, que partirá vigésimo primero.

Pocos se atreverían a hacer pronósticos para este domingo. Button es candidato, pero ni mucho menos favorito para la victoria, ya que de los últimos diez ganadores en Spa solo cuatro partían desde la pole. Raikkonen, pese a arrancar por detrás, quiere darle a Lotus su esperada primera victoria de la temporada, precisamente, en el circuito donde ganó por última vez, en 2009.

Por supuesto, no hay que dejar fuera de las apuestas a Fernando Alonso, que es consciente de que una victoria en Bélgica y aumentar aún más la ventaja en el Mundial puede ser prácticamente definitivo para lo que resta de año.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario