La conquista del mundial arranca con elogios entre Vettel y Alonso

Fernando Alonso Sebastian Vettel Australia 2013Se abre el telón, y aparecen un español, un alemán, dos ingleses, un finlandés y alguno más que se colará en la fiesta, que van a pelear por ser el mejor. Así, a bote pronto, podría ser el inicio de un chiste -seguramente malo-, pero no: es el comienzo de la que se avecina como una de las temporadas de F1 más emocionantes de los últimos años.

La primera parada de este carrusel de emociones abre sus puertas en la ciudad australiana de Melbourne. El circuito Albert Park será el escenario de la primera de las finalmente 19 batallas que emprenderán los pilotos, y promete ser una guerra emocionante.

Muchas dudas, muchos novatos, algunas novedades… y el mismo objetivo: vencer a Sebastian Vettel. Esa es la meta que se han puesto todos los pilotos, o al menos los que cuentan a la hora de hacer las apuestas para el Campeonato del Mundo de pilotos. La parrilla que se coloque el sábado en la recta de meta del trazado ‘aussie’ será la más joven de la historia, con algo más de 27 años de media. Las salidas de veteranos en muchas guerras como Michael Schumacher o Pedro de la Rosa ha permitido bajar esa media.

Los cinco novatos –Bottas, Gutiérrez, Van der Garde, Bianchi y Chilton– le pondrán un aliciente extra a una carrera, ya de por sí, históricamente movida. El trazado semiurbano de Melbourne, más bacheado de lo que muchos pilotos desearían, suele albergar caóticas carreras, como la recordada de 2008, y más si se tiene en cuenta que las previsiones hablan de posibilidad de lluvia para el domingo. En caso de que sea una carrera en seco, Pirelli ha decidido que quieren comenzar la temporada con un papel protagonista. Por ello, han optado por llevar los compuestos superblando -rojo- y medios -blanco-, lo que augura un mayor número de paradas en boxes y, por tanto, una mayor tensión para todos.

Antes de la carrera, no obstante, se jugará una baza importante, casi vital, el sábado, cuando los pilotos del Mundial de Fórmula 1 afrontarán la primera sesión de clasificación de la campaña. Para esta importante jornada las casas de apuestas, durante toda la semana previa, han dado el papel de favorito al hombre que debe defender la corona: Sebastian Vettel. El piloto alemán, que salió de la pretemporada con una media sonrisa y asegurando que había sufrido bastante más de lo esperado, aventaja en las quinielas para la ‘pole’ a Jenson Button y un McLaren que fue el gran tapado de los entrenamientos en Jerez y Montmeló. Ver al piloto inglés en esta posición podría sorprender a quienes no conozcan el idilio que mantiene Button con Melbourne: ha ganado tres de los últimos cuatro grandes premios de Australia.

Primer duelo… de alabanzas

No obstante, y más allá de las generalidades del GP de Australia, hay un duelo que copa el protagonismo de este primer fin de semana de carreras de Fórmula 1 de 2013: el que protagonizarán Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Este jueves fue la primera vez que coincidieron públicamente en una rueda de prensa, y uno al lado del otro. Miradas de soslayo, sonrisas tensas, repiqueteo de dedos en la mesa… La tranquilidad aparente se fue difuminando entre elogios, más o menos sinceros, de uno hacia el otro.

«Como piloto no hay mucho que decir: tres veces campeón, ganando con todos los récords de victorias, vueltas rápidas, ‘poles’, etc.», afirmaba Alonso sobre Vettel. «Seb lo está haciendo todo perfecto en los últimos años y por eso es campeón del mundo y un rival duro y aspirante para los próximos años», auguraba un Alonso que también recibió su dosis de ‘pomada’ por parte del hombre que le ha amargado en las últimas tres temporadas. «No tengo que presentar a Fernando como piloto. Creo que es uno los pilotos más respetados y aceptados en el mundo. En cualquier circunstancia tiene la habilidad de ir por encima del límite. Es un piloto muy inteligente, y esa es la razón por la que siempre ha luchado por el campeonato hasta el final en muchos años de su carrera», describía el joven piloto alemán.

No obstante, ambos dejaron claro que todo el respeto y la admiración mutua que se profesan -o dicen profesarse- como profesionales del volante, no les ha hecho gozar de una relación de amistad. «Como personas, no compartimos mucho tiempo juntos. Somos de generaciones diferentes, no corrimos juntos en karting ni nada. Es un chaval normal, o parece un chaval normal, y nada más; todo bueno», dijo Alonso. «Como él ha dicho, no pasamos mucho tiempo juntos, como con casi todos los pilotos. No sé lo que piensa la gente desde fuera, pero desde luego no hay mucho tiempo durante el fin de semana», recogió el guante Vettel, antes de girarse hacia Alonso para hacerle una curiosa invitación: «En privado no bebo café, así que no te puedo invitar a café, pero puedo invitarte a Red Bull si quieres hablar», bromeó.

En definitiva, buen rollo aparente entre los dos principales aspirantes, con permiso de Lewis Hamilton, Kimi Raikkönen, Jenson Button, Mark Webber -nunca ha subido al podio en el gran premios de su país, y quiere quitarse la espina-… ¿Alguien se atreve a dar un favorito absoluto?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario