Mick Schumacher y las acusaciones de racismo

La Fórmula 1 es considerada la máxima categoría del automovilismo mundial, la cumbre para cualquier piloto y objeto de deseo para todos aquellos jóvenes que pujan por abrirse un hueco en el difícil mundo del pilotaje sobre las cuatro ruedas.

Claramente es la competición que más atención recibe de los medios de comunicación y, casi, cualquier irrelevante detalle se acaba convirtiendo en noticia. Cualquiera podría pensar que sucede lo mismo en otros deportes, sobre todo en el fútbol que cuenta con muchos más seguidores que cualquier otro deporte. Pero aquí un pequeño detalles a considerar, el mundo del fútbol es enorme, con más de 20 deportistas por equipo, entre 11 y 15 si se quiere considerar los habituales, y con 20 equipos, sólo en la primera división de las ligas más importantes del mundo (España, Inglaterra, Alemania, Francia o Italia). La presión mediática se diluye entre muchos protagonistas.

Aunque, como es obvio, no todos generan el mismo interés, siguen siendo muchos protagonistas a repartir el foco. Si lo comparamos con la F1 la cosa cambia de forma inquietante, con 20 pilotos por equipo el interés por todo lo que hacen convierte en noticia las cosas más insignificantes e intranscendentes. Hamilton lo sabe y lo quiere aprovechar para poner el foco en cuestiones sociales que poco o nada tienen que ver con el deporte.

Así la llegada a la F1 puede resultar un camino de espinas para muchos jóvenes pilotos. Hay que aprender a lidiar con los medios de comunicación y con todo lo que se desprende de sus acciones, declaraciones y comentarios. Los policías de balcón acechan en las redes sociales para saltar a la mínima controversia que pueda generarse, aunque no exista ninguna base para ello.

Eso es precisamente lo que ha tenido que sufrir el joven Mick Schumacher esta semana. Pongo al lector en antecedentes, aunque es posible que a estas alturas conozca ya el contexto. El punto de partida se da en una entrevista que el diario italiano La Stampa le realiza a Schumacher antes de su debut y donde se le pregunta que opina sobre la lucha contra la diversidad e integración en el deporte que abandera el heptacampeón Lewis Hamilton.

La respuesta podría haber pasado completamente inadvertida, si hubiese estado en mi mano, hubiese obviado esa respuesta en la publicación de la entrevista por la poca o nula relevancia que tenía su respuesta. Mick respondió con un “sin comentarios”.

Y en esta punto saltaron los policías de las redes sociales bajo el lema: si no estás conmigo estás contra mí. El ataque al piloto alemán no se hizo esperar acusándolo de estar en contra de una lucha, que por otra parte cualquiera considera justa y la mayoría se declararía a favor de un tema como este. Lo que no está claro, y muchos nos declaramos abiertamente en contra, es la necesidad de usar la Fórmula 1 para abanderar estas cuestiones. Si Hamilton quiere ponerse al frente que siga la línea de su último contrato con Mercedes y trabaje desde una ONG ayudando a pilotos en situación de exclusión a demostrar su talento.

El viernes le tocó a Mick Schumacher salir a defenderse en las redes sociales. “Recientemente me malinterpretaron después de una entrevista sobre una cuestión relacionada con el activismo político. Solo para aclarar una cosa. Estoy en contra de cualquier forma de injusticia y desigualdad, y apoyo la lucha contra el racismo”, dijo el piloto de Haas.

Obviamente su apellido pesa, y mucho, de no ser por llevar ese apellido quizás su respuesta hubiese pasado completamente desapercibida. Está claro que ser hijo de Michael Schumacher no será fácil, seguro que puede abrirle muchas puertas a Mick, pero la presión mediática que conlleva le obligará a tratar de estar lo más aislado posible para poder centrarse en su incipiente carrera deportiva.

Un comentario sobre «Mick Schumacher y las acusaciones de racismo»

  1. Totalmente de acuerdo con este comentario… “Si Hamilton quiere ponerse al frente que siga la línea de su último contrato con Mercedes y trabaje desde una ONG ayudando a pilotos en situación de exclusión a demostrar su talento.” Empezando por destinar las ganancias de su enorme contrato a esa ONG, que ya Mercedes va a apoyar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.