Nuevo foco de batalla entre Red Bull y Mercedes

Cuando Red Bull arrancó su proyecto de continuidad de unidades de potencia de Honda nadie esperaba que eso terminase en una lucha soterrada para atraer talento al proyecto con Mercedes.

La lucha por el Campeonato del Mundo de F1 se libra en todos los frentes y, en algunos casos, con temporadas de antelación. Es el foco de la nueva batalla abierta entre los dos equipos que están luchando por el campeonato en 2021: Mercedes y Red Bull.

Tras el anuncio de la contratación de Ben Hodgkinson han llegado otras cinco nuevas incorporaciones al proyecto de unidad de potencia de Red Bull, todas ellas procedentes de los vigentes campeones. Está claro que el equipo de las bebidas energéticas quiere formar un equipo sólido que les permita afrontar los retos a largo plazo; a partir de 2025 termina la congelación y tendrán que desarrollar sus propios motores.

“Red Bull necesita gente para su proyecto”, dijo el jefe de Mercedes Todo Wolff en referencia a estos fichajes. “No hay muchas empresas en Inglaterra a las que puedas acudir, por lo que era de espera que nos robaran gente. Este es un nuevo campo de batalla y una nueva parte de la competición”.

Y, según afirma Helmut Marko a Motorsport-Magazin, el equipo Mercedes ya ha comenzado a reaccionar en este nuevo frente: “Mercedes está proponiendo duplicar los salarios a los empleados que quieren venirse con nosotros para que se queden”.

“Creo que es normal. Si un equipo ha sido tan dominante durante tanto tiempo, por supuesto, intentarás conseguir ese tipo de personal”, añadió el austríaco para justificar la pesca de personal en el caladero de Mercedes.

El piloto de Red Bull Max Verstappen piensa que no debería sorprender estes movimientos de personal entre equipos: “Cuando la gente está en un sitio durante mucho tiempo creo que quieren nuevos desafíos y eso es comprensible”.

Para el heptacampeón Lewis Hamilton esto no es algo tan relevante, le restó importancia afirmando que son “un equipo muy, muy grande, por lo que no depende mucho de una sola persona. O de cinco”.

Pero la batalla en el apartado de unidades de potencia, y las propias luchas en pista por el campeonato, no son los únicos frentes abiertos entre los dos equipos de Fórmula 1. Otro punto de fricción está en que Mercedes quiere que se apliquen sanciones deportivas si algún equipo supera el límite presupuestario, pero ni Red Bull ni Ferrari parecen estar por la labor.

“Queremos ver los detalles antes de votar”, dijo Marko, quien afirmó que incluso debería rebajarse más el límite. “Debería estar muy por debajo de los 100 millones de dólares”.

Pero la guerra va más allá del tema deportivo. A pesar de ser compatriotas, Toto Wolff y Helmut Marko no se llevan especialmente bien. Al de Red Bull le ha parecido un comentario especialmente grosero cuando Wolff dijo que los de las bebidas energéticas se querían quedar con la patente de Honda para luego cedérselo a Volkswagen.

“Hizo un comentario muy grosero cuando dijo que estamos obteniendo los derechos de patente de Honda para luego pasarlos a Volkswagen. Eso es una completa tontería, sería injusto y no está en nuestros planes”, dijo Marko.

Aunque Marko bromeó sobre la enemistad personal entre él y Wolff: “El hecho de que la elección de palabras entre dos austríacos sea un poco fuerte debería interpretarse en clave nacional. A veces tenemos la sensación de que Toto está demasiado preocupado por nosotros o por la F1 en general”.

Destacado: Clasificación del Campeonato del Mundo de Constructores de F1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.