Schumacher, el orgullo prevalece

Cuatro años después del “escándalo de la Rascasse”, los medios británicos ayer solicitaron una disculpa a Michael Schumacher así como regresó al legendario circuito de Mónaco. Durante la última visita del siete veces campeón del mundo al Principado como piloto en 2006, fue acusado de ‘aparcar’ su Ferrari en la curva de la Rascasse durante la calificación para evitar que su rival al título, Fernando Alonso, le arrebatase la pole.

Los comisarios estuvieron de acuerdo con la acusación y penalizaron a Schumacher que salió desde el final de la parrilla, pero el alemán nunca ha confesado o reconocido su trampa.

“Se dice que ‘perdón’ es la palabra más difícil. ¿Es ese un motivo para no ser capaz de pedir disculpas durante cuatro años?” preguntó al piloto el reportero de un tabloide británico, lo que ocasionó varias preguntas similares en la rueda de prensa de Mercedes del miércoles.

Schumacher ni admitió su culpabilidad ni negó los cargos, insistiendo únicamente en que el mundo de la fórmula uno debería superarlo. “Creo que pueden seguir intentándolo, por supuesto, pero como ya dije antes, ya no estoy en 2006”, respondió el piloto alemán.

Después se enfrentó a la pregunta de si se arrepentía de la maniobra, Schumacher declaró que “no cambiará nada si volvemos sobre el tema”. Y añadió que solo la reacción de los medios fue lo que marcó el hecho como un punto negativo en su larga y exitosa carrera.

“Vosotros lo convertisteis en un punto negativo, sí”, dijo Schumacher. “Vosotros periodistas. Algunos de vosotros… miremos hacia delante y no hacia atrás”, terminó diciendo para no enfadarse con la prensa.

Cuando le preguntaron si estaría dispuesto a intentar un movimiento similar en 2010, su respuesta al reportero de la BBC fue: “Aburres”.

También el miércoles, Alonso estaba poco dispuesto a pensar en la controversia de 2006. Cuando le preguntaron si había perdonado a Schumacher por aquello, el español respondió simplemente que “sí”, insistiendo en que la historia de la Fórmula Uno está llena de incidentes famosos en la vía. “No hay nada que pensar, es un pequeño incidente, eso es todo”, añadió el piloto de Ferrari.

Lewis Hamilton también restó importancia al intento de los medios de comunicación de sembrar la polémica en 2010. “Eso fue hace mucho tiempo”, dijo el británico. “No estuve involucrado entonces y ahora creo que tenemos que mirar hacia delante”, con esto zanjó la cuestión.
(GMM)

3 comentarios sobre «Schumacher, el orgullo prevalece»

  1. Cuatro años después, y luego de haber sido debidamente sancionado en su oportunidad, la actitud de esos impertinentes de diario rosa británicos,puede definirse como de cobarde linchamiento mediático, aprovechando de que el piloto no les puede contestar como quisiera o debiera, obligado a mantener las formas.

    Cuando se carece de verdadero conocimiento por lo relativo al deporte, lo más fácil es buscar la polémica barriobajera, la controversia inconducente. Me hubiera gustado que ese valiente, le haga esas preguntas a Michael, pero en estricto privado y lejos de las cámaras y flashes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.