Un mal día para Jenson Button en Brasil

El sábado no ha sido un buen día para Jenson Button, después de haber tenido que admitir que defender el título se le ha puesto prácticamente imposible al no haber pasado la Q2 en la clasificación, intentaron asaltarlo cuando se dirigía desde el circuito de Interlagos a su hotel en el suburbio de Morumbi en Sao Paulo.

Pocos minutos después de haber salido del circuito en un coche blindado en el que viajaban Button, su padre, su manager y su entrenador fue asaltado a golpe de ametralladora en un intento por robar al campeón del mundo de 2009 y a sus acompañantes.

McLaren, ante la falta de seguridad en el país brasileño, había puesto a disposición de sus pilotos sendos coches blindados conducidos por escoltas armados. Fue precisamente la rápida reacción del conductor, ejecutando maniobras de evasión que provocaron destrozos en otros cinco vehículos, lo que evitó el asalto y consiguió devolver a todos al hotel sin que hubiese heridos.

«Mi chofer lo ha hecho bien», explicó Button al Mail on Sunday. «Él choco contra cinco coches. Íbamos por encima de ellos, fue muy aterrador».

Ya antes, el campeón de 2009 admitía tras haber terminado undécimo que sus posibilidades de revalidar el título prácticamente habían desaparecido. También apuntaba a que era improbable que pudiese ayudar a su compañero de equipo Lewis Hamilton saliendo desde tan atrás.

«Es muy difícil cuando estás tan lejos, así que esperemos que Lewis pueda tener una buena carrera porque no voy a ser capaz de ayudarlo en estas condiciones».
(GMM)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario