Vettel se lleva la última pole del año en Brasil

Vettel pole Rosberg Alonso Brasil 2013Fernando Alonso llevaba esperando la lluvia durante toda la temporada. El piloto español, consciente de que en condiciones de mojado es uno de los mejores de la parrilla, deseaba el agua más que un agricultor en plena época de sequía. Y cuando llegó, supo estar a la altura.

El campeón español demostró una vez más su dedicación absoluta hacia Ferrari, y después de haber conseguido un tercer puesto en parrilla que está muy por encima del potencial real de su monoplaza, pidió perdón a su equipo por un error en la curva cuatro. Una pequeña pasada de frenada en la curva cuatro le hizo ceder unas siete décimas vitales. No obstante, esta es su mejor clasificación desde esos tres terceros puestos consecutivos que sumó entre marzo y abril de este mismo año. Ese error le costó a Alonso lo que, quizá, hubiera sido su primera pole en 29 carreras.

El que no ha fallado es Sebastian Vettel, que ha sumado este sábado la número 45 de su carrera deportiva, novena de este 2013 que firmará con un sobresaliente. Saldrá desde la primera posición este domingo hacia el récord de las 13 victorias en una temporada. Por detrás de él lo hará Nico Rosberg, que se quedó muy cerca y que, pese a ser el más fuerte durante los libres, marcó un tiempo de siete décimas inferior al de Red Bull. Ni el viento, ni la lluvia, ni un circuito de los más complicados del calendario han podido una nueva lección del tetracampeón contra el cronómetro.

La lluvia contra todos

No fue un inicio fácil para nadie. Los 22 pilotos salieron a pista a la vez en la Q1, visto que la lluvia se había convertido en una suerte de lo que en la Asturias de Alonso llamarían ‘orbayu’. Esa fina capa de agua que estaba cayendo sobre el circuito de Interlagos cuando comenzó la sesión clasificatoria obligó a todos a marcar un tiempo rápido, antes de que arreciera el agua… como ocurrió. Los damnificados fueron los habituales Caterham y Marussia, además de Esteban Gutiérrez y un Pastor Maldonado al que echó en el último segundo Jean Eric Vergne.

La Q2, pese a ser bastante más tranquila que la Q1, acabó con un sobresalto. Sergio Pérez estaba tratando de acabar su última clasificación con el equipo McLaren con un buen resultado… hasta que perdió el control de su monoplaza. Las condiciones de la carrera de este domingo tendrían que ser radicalmente favorables para el equipo de Woking, si quieren evitar que se confirme esta temida estadística: esta será la primera temporada desde 1980 sin podios para ellos.

Justo cuando la grúa estaba llevándose el McLaren accidentado, la meteorología quiso erigirse en aún más protagonista. Los comisarios informaron de que se debía retrasar el comienzo de la Q3 por diez minutos, lo que rompió ese ritual de concentración que suelen mantener los pilotos para la última y definitiva tanda. Esos diez minutos se acabaron convirtiendo en cuarenta, ya que los comisarios no se atrevían a dar el banderazo verde a la última Q3 del año debido al temor que tenían todos los equipos a sufrir problemas de aquaplanning.

La última pole llega con suspense

Cuando el coche médico dio el OK, y los comisarios por fin se decidieron a dejar salir a los pilotos, se vivieron diez minutos frenéticos. Los diez coches que luchaban por la última pole del año arrancaron con neumáticos de lluvia extrema, y todos, menos Romain Grosjean, marcaron tiempo. El francés le echó valentía de sobra, y avisó por radio de que iba a colocar los neumáticos intermedios. La pista estaba para ello, y todos se dieron cuenta, así que le imitaron.

En ese momento, Sebastian Vettel sacó a relucir todo su potencial y no escatimó en esfuerzos y se sacó un espectacular 1:26.479 que dejó sin palabras al resto. Nico Rosberg lo intentó, pero se quedó muy lejos. Fernando Alonso volvió a luchar por ello, y ese error en la cuarta curva le dejó fuera de la primera fila. Mark Webber, en su última clasificación en la Fórmula 1, nunca tuvo opciones. Sólo Vettel podía cerrar con un broche perfecto el último sábado del año para el Gran Circo.

Las previsiones para este domingo apuntan a que la lluvia no será tan fuerte como este sábado, pero que hará su aparición. En estas condiciones, todo puede pasar, y Fernando Alonso es consciente de ello. En China, saliendo tercero, ganó. Es un buen presagio para lo que puede ser un buen sabor final para una temporada con demasiadas amarguras.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario