Vettel se hace con la pole en Singapur

pole-Vettel-singapurQuien haya seguido durante este fin de semana los entrenamientos libres del Gran Premio de Singapur estará un poco sorprendido por ver que Sebastian Vettel fue el más rápido en la sesión clasificatoria. El alemán barrió a sus rivales con una superioridad tal que incluso llegó a eliminar un error de cálculo que su equipo cometió al final de la Q3.

El tricampeón se quedó sin hacer un último intento porque los responsables de Red Bull titubearon a la hora de ordenarle salir a pista de nuevo. Al ver que ya no le daba tiempo, salió del monoplaza para únicamente ver cómo Nico Rosberg le hacía tragar saliva. El de Mercedes se quedó a menos de una décima del estratosférico 1:42.841 y, pese al susto, Vettel sumó su quinta pole del año y la 41ª de su carrera deportiva.

La tercera plaza fue para un sorprendente Romain Grosjean. El francés se sacó de la manga una genial vuelta que salvó los muebles para Lotus, ya que no fue un sábado totalmente positivo para ellos. Kimi Räikkönen estuvo aquejado de un fuerte dolor en la espalda e incluso se especuló con que no llegara ni siquiera a salir en la clasificación. Aunque desde el equipo de Enstone confirmaron que podrá disputar la carrera sin problemas, el piloto de Lotus no sólo se quedó fuera de la lucha por la pole, sino que partirá desde la duodécima posición. Es la segunda carrera consecutiva en la que Räikkönen se queda fuera de los diez primeros puestos de la parrilla. Esto supone que, a priori, será un rival menos a contabilizar para Fernando Alonso en la nueva e incansable búsqueda de una remontada hacia la parte de arriba de la clasificación.

La decepción y la resignación se han convertido en el estado natural para Alonso y Ferrari. Mientras que Mercedes y Lotus tienen motivos para sonreír, no digamos ya Red Bull, los hombres de rojo siguen sin encontrar el camino correcto. Singapur iba a ser el escenario donde se decidiría qué hacer: si seguir peleando por este 2013, o pensar ya en 2014. Y, según lo que se ha visto, la temporada que viene está mucho más próxima a día de hoy. Alonso saldrá séptimo, una posición muy complicada en la pelea por una necesaria victoria. Y no sólo eso, sino que además fue superado por un Felipe Massa sin más presión que la de demostrar que puede ser un buen fichaje para el equipo que quiera contar con él.

“Como en Hungría”

“Cada semana antes de venir al gran premio la gente piensa que vamos a mejorar de una carrera a otra un segundo, pero nosotros somos más realistas. Traemos una décima con un alerón delantero nuevo para esta carrera, pero los demás también iban a traer alguna pieza nueva, y si estábamos a siete u ocho décimas en Hungría, aquí estamos a entre seis y ocho”, explicaba a los medios. Es decir: nada nuevo. Tocará remontar como siempre y esperar a esa suerte que le ha sido tan esquiva en los últimos años.

Uno de sus principales objetivos será realizar una salida perfecta. Tiene no sólo a Massa por delante, sino también a un Lewis Hamilton que se quedó a demasiada distancia de los pilotos de arriba, vista su competitividad este fin de semana. Los Mercedes se presentan como el único escollo que tienen los Red Bull, con permiso de un Grosjean que tratará de sorprender cuando más se está hablando de los asientos de Lotus para la próxima temporada.

Con estas premisas, no hay nada que innovar. Alonso hará “lo que se ha estado haciendo hasta ahora”. “Hemos luchado en estos últimos cuatro años tres veces por el Campeonato del Mundo y por tanto no creo que haya que inventar nada. Habrá que hacer una carrera perfecta. En Monza había cinco coches más rápidos que nosotros y acabamos segundos. Aquí salimos séptimos y hay varios coches más rápidos que nosotros, pero intentaremos hacerlo lo mejor posible”, declaró el asturiano.