Barrichello contento con su actuación

«Creo que todo salió mejor de lo esperado, estoy contento y tengo fe para mañana», afirmó hoy el brasileño Rubens Barrichello. Lo fundamental para el brasileño era salir por delante de Jenson Button, su rival en la lucha por el título y que encabeza el Mundial de Pilotos con 14 puntos de ventaja.

«Esto lo logré, ya que me salgo desde la quinta fila, una por delante de la suya, y esto puede representar mucho en un trazado tortuoso como éste», declaró Rubinho.

Su satisfacción era explicable porque, para él, la jornada había empezado de manera funesta, ya que se vio obligado a cambiar la caja de cambios, que había resistido en el Gran Premio de Italia donde logró la victoria.

En los entrenamientos libres de hoy, como se temía, finalmente se rompió y no hubo más remedio que proceder a su sustitución. El reglamento vigente impone una pérdida de cinco puestos en la parrilla de salida, penalización que Barrichello sufre por segunda vez en el actual Mundial.

«Pensé que era una desgracia, pero después apreté los dientes y salí a jugarme mis posiblidades a todo o nada», confesó.

La fase clave de la sesión de clasificación fue la Q2 donde Button, que no tenía adherencia y se veía obligado a luchar con un choche muy inestable, no logró pasar a la Q3, terminando finalmente con la decimo segunda posición.

La posibilidad de salir por delante del inglés se mantuvo incluso a pesar de un error de pilotaje que cometió a 26 segundos para que finalizase la sesión, cuando Barrichello se estrelló contra las protecciones y forzó la suspensión de la sesión.

«Bloqueé las gomas delanteras al entrar en la Curva 5 y perdí el control del monoplaza, que impactó lateralmente, primero con la parte de atrás y sucesivamente con la rueda anterior. Estoy delante de Button y eso refuerza mi optimismo, creo que mañana puedo hacer una buena carrera y seguir recortando la distancia de 14 puntos que me separa de Jenson», concluyó el piloto brasileño.

En cambio, no se mostró para nada entusiasmado su jefe Ross Brawn, quien calificó de «desastre» la jornada para su escudería. «Button quedó fuera de la Q3 y Barrichello se estrelló por un error suyo, no hay lugar para excusas», acusó.

Es presumible que su malhumor haya tenido que ver con su certeza de que la caja de cambios del coche del brasileño, ya dañada en Monza, no resistiría en Singapur, algo que se confirmó en los entrenamientos libres de hoy.

Antes del Gran Premio de Italia, Brawn había aconsejado de manera vehemente a Barrichello cambiarla, pero éste no aceptó y en Monza tuvo razón, pues ganó. Hoy reapareció el problema, pero sin que el brasileño tuviese que pagar un precio demasiado alto por su decisión de hace dos semanas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario