La ex piloto Renee Gracie censurada en Instagram

La joven piloto australiana participó en los campeonatos de coches deportivos desde 2013 a 2017 cuando abandonó el mundo de las carreras para dedicarse al más rentable cine para adultos.

La ex piloto de V8 ha visto como de un día para otro la popular red social Instagram, propiedad de Facebook, le ha cerrado la cuenta sin ninguna explicación más allá de decirle que ha incumplido las normas.

Renee Gracie dejó su carrera como piloto para convertirse en una estrella del porno, donde ha trabajado como actriz desde 2019 para el sitio web para adultos OnlyFans.

la joven de 26 años denuncia en declaraciones a la publicación australiana DailyMail que se levantó por la mañana y se llevó un disgusto al ver que su cuenta había sido deshabilitada.

“Me acabo de despertar y no puedo iniciar sesión. No me han dado ninguna razón, lo que lo hace más difícil”, dijo Renee. “Fui muy cautelosa con las cosas que ponía en los comentarios, con las fotos que subía y con todo ese tipo de cosas”.

La ex piloto contaba con 750.000 seguidores en esa red social y reconoce que la censura de su cuenta le “afectará económicamente”, aunque tener un gran numero de seguidores en otras redes y en su propio sitio web mitigará el impacto.

Se quejó de que el contenido que estaba subiendo no era diferente al que usan otras cuentas con chicas en bikini. “El trabajo que hacemos no es ilegal, si fuésemos traficantes de drogas o algo así, lo entendería”, quien denuncia el control que las redes sociales hacen sobre la industria del entretenimiento para adultos.

Abandonó las carreras porque apenas conseguía ganar dinero

Renee Gracie ha dicho abiertamente que ha tenido que dejar el mundo de las carreras porque apenas conseguía “ganar lo suficiente para poner comida en la mesa”.

Y como ejemplo de lo poco que ganaba afirma que durante sus años pilotando en Supercars nunca llegó a pagar impuestos, lo que significa (con la ley australiana) que ella ganaba menos de 18.200 dólares al año.

“Eso es más o menos lo que ganaba. Estaba literalmente arruinada, viendo de sueldo en sueldo. Casi no podía ni permitirme comer”, lamentó Renee.

El complicado mundo de la competición de motor, donde si no tienes un patrocinador potente que pueda empujar tu carrera, o bien dinero propio con el que sostenerte, es imposible lograr pasar la barrera de entrada, por muy bueno que seas, no es el primer caso ni será el último de pilotos que se quedan fuera por no lograr financiación suficiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.