Jarro de agua fría en Valencia

Las opciones de Fernando Alonso de convertirse en el primer piloto este año en repetir victoria este año se han reducido bajo mínimos, o incluso hasta lo imposible según él mismo ha dicho. El asturiano, pese a quedarse a sólo dos décimas del mejor tiempo de la Q2, no ha podido pasar el corte en esta, incluso, surrealista igualdad que imperó en este sábado. Por segunda vez en esta campaña, Alonso se quedó fuera de la tanda definitiva y tendrá que remontar desde la undécima posición, algo completamente inesperado para los de Ferrari, que recibieron la visita de su presidente, Luca Cordero di Montezemolo, en esta carrera.

En favor de Alonso, que no podía estar en una situación más pesimista, está que cuenta con todos los juegos de neumáticos blandos sin estrenar, algo que obviamente no tenía planificado. El asturiano, que mantiene su maldición en Valencia -uno de los pocos circuitos donde no ha ganado, y su mejor resultado es el segundo puesto del año pasado-, se resignó a verse fuera del podio con unas palabras que no pudieron ser más duras. A los micrófonos de Antena 3, el bicampeón español e ídolo de la afición, que no llenó las gradas de este circuito, apagó cualquier tipo de ilusión acerca de una remontada hasta los puestos de honor: “El podio no es posible, vended la carrera como queráis”. Alonso siempre ha sido claro, y este arrebato de sinceridad brutal deja claro el enfado con el que finalizó la sesión del día.

La pole fue para el piloto que ha ganado ante el público valenciano los dos años anteriores: Sebastian Vettel. El alemán ha dado un sonoro puñetazo en la mesa, después de llevarse el mejor tiempo del fin de semana con un 1:38.086, casi cuatro décimas mejor que Lewis Hamilton y un sorprendente Pastor Maldonado. Para Alonso, se presenta el peor escenario posible para luchar por el liderato, ya que sus dos principales rivales salen desde la primera línea y él arrancará desde la sexta plaza. Vettel, que ha sumado su tercera pole consecutiva en Valencia, ha igualado las 33 conseguidas por leyendas como Jim Clark y Alain Prost.

La de Alonso no ha sido la única clasificación inesperada. Mark Webber fue la primera sorpresa del día. El australiano se quedó fuera en la Q1, debido a un problema con su DRS, que no se le activaba. El piloto afirmó que perdían casi un segundo y medio con respecto a los de arriba, por lo que en estas condiciones era imposible competir en igualdad. El Red Bull se vio superado, incluso, por un sorprendente Heikki Kovalainen, que se clasificó para la Q2 por segunda vez este año (la primera fue en Bahrein). Desde China 2011, Webber no se había quedado tan atrás en la parrilla, y ahora tendrá que luchar desde atrás en una pista en la que adelantar es muy complicado. En principio, no obstante, Red Bull podrá arreglar el DRS a tiempo, por lo que será uno de los atractivos de la prueba, a ver dónde acabará saliendo desde el fondo.

Lotus y Maldonado, invitados de honor

Cuando pasó el ‘susto’ de la Q2, los dos Lotus parecían los favoritos. Romain Grosjean y Kimi Raikkonen sacaron lo mejor de sí mismos, pero se quedaron con la cuarta y quinta posición de la parrilla. Junto a ellos, la gran sorpresa fue Pastor Maldonado, que con su tercera posición quiere volver a colarse entre los puestos de honor, con permiso de Hamilton y Vettel.

Serán los dos pilotos de arriba los favoritos para la victoria, no obstante. En un trazado donde adelantar es prácticamente imposible, la estrategia y la salida serán vitales para conocer al ganador, que será uno de los que el público español ansiaba, sobre todo después de la mejora mostrada por Ferrari y por Alonso en las últimas carreras.

Por detrás, también ha habido movimiento. A la sorpresa de Webber y Kovalainen, hay que unir lo ocurrido en Marussia. Un virus estomacal impidió a Timo Glock disputar la sesión de clasificación, por lo que el equipo que pelea con HRT por no ser últimos, sólo tuvo a uno de sus pilotos en pista, Charles Pic. La escudería ha informado de que este mismo domingo decidirán qué hacer, en función de cómo se encuentre el corredor alemán. Ninguno de sus pilotos reservas, entre los que se encuentra la española María de Villota, se puso el mono para sustituir a Glock, pese a que este llevaba arrastrando los problemas físicos desde el pasado jueves.

Pedro de la Rosa cumplió con lo previsto, y superó a su compañero Narain Karthikeyan y al propio Pic, demostrando que mientras que HRT ha dado dos pasos al frente, los de Marussia están sufriendo lo indecible para mantener el pulso con el conjunto español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.