Lotus, el único superviviente

De las cuatro nuevas escuderías, únicamente Lotus terminó la carrera, tanto el monoplaza de Jarno Trulli (17º) , como el de Heikki Kovalainen (15º).

La escudería Virgin Racing no fue capaz de finalizar con éxito en Shakir, ya que Lucas di Grassi sólo aguantó 2 vueltas en pista mientras que su compañero de equipo, Timo Glock, se tuvo que retirar con tan solo 16 giros.

Y la escudería española, Hispania Racing Team, que recibió el apoyo del rey D. Juan Carlos, tampoco pudo terminar con ninguno de sus monoplazas; Karun Chandhok, apenas resistió dos vueltas antes de cometer un error de pilotaje, y el sobrino del mítico Ayrton Senna, Bruno Senna, más rodado que su compañero de equipo, sólo pudo completar 17 vueltas.

Aun así en la escudería de José Carabante, se tomaron el Gran Premio de Bahréin como un test de pretemporada, teniendo en cuenta que Bruno Senna probó el coche por primera vez en los entrenamientos del viernes, y que Karun Chandhok, sólo había rodado dos vueltas en su monoplaza antes de empezar la carrera.

Sólo el equipo Lotus, mucho más rodado que Virgin y que Hispania, completó la carrera sin ningún problema en sus coches.

Pero es cierto que aunque Sauber no consiguió cruzar la línea de meta bajo la bandera de cuadros, parecen estar un poco por encima del resto de nuevas escuderías. Pero aun así, Kamui Kobayashi y Pedro Martínez de la Rosa, este último por un problema hidráulico, vieron como el nuevo C29 les dejaba sin posibilidad alguna de puntuar.

Al margen de estos problemas el piloto español de Sauber quiso ser optimista, aunque se le notaba decepcionado, y afirmó habérselo pasado bien en las 29 vueltas que dio y que luchaba por conseguir la décima posición y el último punto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.