Del misterio al milagro, el resurgir de los motores Ferrari de 2021

Mika Salo afirma que los motores de Ferrari verán una recuperación casi tan "milagrosa" como lo "misteriosa" que fue su pérdida de potencia la temporada pasada.

El ex piloto de Ferrari Mika Salo ha hablado sobre la misteriosa pérdida de potencia que sufrió la unidad de potencia de Ferrari la temporada pasada. Salo ejerció como comisario de carrera de la FIA para el Campeonato de Fórmula 1, por lo que tendría información de primera mano de lo que ocurrió entre bastidores.

Vayamos al inicio del problema, al inicio de la temporada 2020 los otros tres fabricantes de unidades de potencia de la parrilla de F1 (Renault, Mercedes y Honda) acusaron abiertamente a Ferrari de que su motor incumplía el reglamento técnico. Aunque no transcendieron demasiados detalles, la acusación estaba mayoritariamente centrada en que el motor de Maranello consumía más gasolina de la permitida.

La FIA realizó una investigación de la que nunca transcendieron los detalles, ni tampoco si a los de Maranello se les había impuesto algún tipo de sanción. El organismo regulador informó en un escueto comunicado por aquel entonces que se trataba de un asunto privado. Las críticas por este asunto a la FIA no se hicieron esperar, su falta de transparencia en este asunto estuvo lejos de lo mínimo que se esperaría de una organización encargada de velar por el cumplimiento de las normas que debería actuar con total neutralidad con todos los equipos.

Pero la FIA no dio su brazo a torcer, la temporada se fue por los derroteros del coronavirus y sus protocolos mientras la falta de potencia de los motores Ferrari se hacía cada vez más evidente arrastrando a la Scuderia, y a sus equipos cliente, a sufrir en cada Gran Premio adoleciendo de una falta de rendimiento evidente.

Salo: “Consumir menos gasolina fue el castigo por hacer trampas”

Ahora ha sido Mika Salo el que se ha referido al asunto en una entrevista en Twitch con un periodista finlandés. Salo afirmó que los equipos cliente de Ferrari, tanto Alfa Romeo como Haas que usan su misma unidad de potencia, habían tenido que sufrir el mismo castigo que los de Maranello en 2020. El ex piloto de 54 años justificó así que su compatriota Kimi Raikkonen tuviese tan mal rendimiento la pasada temporada.

“Sufrió el fraude de Ferrari porque tenía motores Ferrari y se le obligó a gastar menos gasolina. Esta temporada Alfa Romeo debería mejorar de nuevo porque pueden volver a usar toda su potencia, consumir menos gasolina fue el castigo por hacer trampa el año pasado”, dijo Mika Salo.

Ante las palabras de Salo deberíamos esperar un incremento del rendimiento de la unidad de potencia de Ferrari, lo que daría un empuje importante a sus propios coches, pero también a Alfa Romeo y Haas. Esto podría traducirse en que, con coches prácticamente iguales que el año pasado, el novato Mick Schumacher tendrá un extra en comparación con el rendimiento que obtuvieron Romain Grosjean o Kevin Magnussen el año pasado.

También deberíamos ver una “milagrosa” recuperación en los resultados de Charles Leclerc, y por tanto esos sería muy bueno también para Carlos Sainz, que afronta su primera temporada con el equipo italiano después una gran temporada en McLaren en 2020.

Será interesante ver donde terminan finalmente los Ferrari SF21, ¿el incremento de rendimiento que espera Mika Salo será suficiente para ponerlos en la ajustada lucha de la zona media? ¿Será incluso mejor, quizás para llevarlos hasta la zona de Red Bull? ¿Tendrán Sergio Pérez y Max Verstappen una preocupación añadida al tener que vigilar de reojo a los Ferrari?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.