Nurburgring no puede asumir la tarifa de Ecclestone

Uno de los responsables del circuito de Nurburgring ha admitid que el circuito alemán, al que le tocaría organizar la carrera del próximo año y está inmersa en una profunda crisis económica, no puede darse el lujo de albergar la F1 el próximo año, el principal escollo sería el canon que deben pagar a Bernie Ecclestone.

Siguiendo el actual esquema del Gran Premio de Alemania, donde Hockenheim y Nurburgring se alternan anualmente, el antes conocido como infierno verde tendría que ser la sede de la carrera de 2013.

Pero los problemas económicos por los que atraviesa han provocado que tenga que recurrir a un proceso de insolvencia, aunque la semana pasada parecía que el futuro no era tan negro. El gobierno del estado de Renania-Palatinado se comprometió a garantizar un préstamo para que el trazado pueda afrontar sus deudas.

El jefe de Nurburgring Automotive GmbH, Jorg Lindner afirmó la semana pasada que todo estaba en vías de solucionarse y que la “F1 estará en el circuito de Nurburgring el año que viene”, añadiendo que las negociaciones con Ecclestone se llevarían a cabo durante el verano.

“No queremos perder a ninguno de los circuitos y tenemos que seguir teniendo carrera en Alemania”, dijo el director ejecutivo de la F1 Bernie Ecclestone. “Haremos nuestro mejor esfuerzo”.

Pero el jefe de desarrollo de Nurburgring, Thomas Schmidt, ha puesto el freno a tanta euforia al revelar que Ecclestone tendría que reducir drásticamente, o incluso renunciar al canon completo por organizar la carrera de F1, para que el Gran Premio sea viable.

Schmidt le dijo a la agencia de noticias DPA que, en la “situación actual”, el circuito de Nurburgring no puede permitirse el lujo de pagar esa cantidad de dinero: “Si Ecclestone acepta una oferta sin esa tarifa, sin duda podemos mantener la F1”.

De lo contrario, “simplemente no tenemos el dinero”, admitió Schmidt, que añadió que es una solución de último recurso, pero advirtió que una carrera de F1 “no es absolutamente necesaria” para la supervivencia de Nurburgring.

Deja un comentario