¿Qué ha pasado con Mercedes en Mónaco?

De completo desastre se podría calificar la carrera de Mónaco para Mercedes: Hamilton séptimo, Bottas retirado y perdiendo el liderato en ambos campeonatos.

El heptacampeón no ocultaba su descontento al finalizar la carrera de Mónaco, al tiempo que se mostraba sorprendido por como afrontó el equipo esta carrera. Y no es para menos, en una sola carrera han tirado por tierra el trabajo de las cuatro carrera anteriores.

Llegaban a Montecarlo liderando el Mundial de Constructores y con un Lewis Hamilton insultantemente fuerte. Había logrado tres victoria que le ponían con 14 puntos de ventaja sobre Max Verstappen, su principal rival en la lucha por el Campeonato de Pilotos.

Pero cuando la tenista Serena Williams ondeó la bandera a cuadros en el Gran Premio con más glamour de toda la temporada las cosas cambiaron radicalmente. Max Verstappen cruzó en primera posición mientras que Lewis Hamilton se tuvo que conformar con el séptimo puesto y la consolación del punto extra de vuelta rápida. Insuficiente para mantener el liderato que pasa a manos del holandés que ahora le aventaja en cuatro puntos.

El heptacampeón calificó la actuación de su equipo en el principado monegasco de “realmente muy mala” y que tendrían que trabajar duro e investigar que había ocurrido antes del próximo Gran Premio de Bakú 2021, próxima parada del calendario en dos semanas.

No ha sido sólo un problema de la carrera, los Mercedes no han ido bien en todo el fin de semana. Desde los entrenamientos libres del jueves no dieron muestras de tener ritmo en este trazado en ningún momento. Sobre todo Hamilton, mientras Valtteri Bottas lograba la tercera posición en sábado en clasificación, el piloto británico no pasaba de la séptima posición. Ambos ganaron una posición en la salida tras el abandono de Charles Leclerc, que había logrado la pole.

El equipo alemán intentó tirar de estrategia y llamó a Hamilton a boxes antes que nadie en la vuelta 29. Pierre Gasly, que iba quinto pudo mantener su ventaja sobre Hamilton, mientras que Sebastian Vettel y Sergio Pérez fueron capaces de superar a Hamilton y ponerse por delante.

“Perdimos muchos puntos hoy por un desempeño realmente pobre del equipo”, dijo Hamilton tras la carrera. “Definitivamente estoy un poco sorprendido por eso, pero estas cosas se envían para ponernos a prueba”.

“Nos costó tres posiciones”, afirmó el piloto de Mercedes en referencia a la estrategia seguida por su equipo. “Tuvimos un rendimiento bajo como equipo durante todo el fin de semana desde el inicio, así que nos centraremos en la próxima carrera”.

Hamilton no quiso criticar en público la actuación del equipo añadiendo que hablarían “en privado” y trabajarían juntos para “salir de esto más fuertes”. Pero por la radio, con la adrenalina de carrera, se quejó abiertamente a su equipo por la estrategia seguida.

“Lo revisaremos internamente, tendremos buenas discusiones y volveremos más fuertes la próxima carrera. Obviamente tenemos algunos puntos débiles con nuestro coche y creo que esta carrera y la próxima serán igual de duras. Para nosotros, en este circuito es muy difícil hacer funcionar los neumáticos”, añadió el heptacampeón.

“Otro circuito urbano [en referencia a la próxima carrera], otro trazado muy frío y muy suave, así que otro en el que podríamos tener que trabajar, similar a este. Así que tenemos que tratar de ver como podemos minimizar esa pérdida”.

https://twitter.com/F1/status/1396544962385178631?s=20

Pero no sólo ha sido un problema de rendimiento, que afectó de forma intensa a Hamilton, porque Valtteri Bottas parecía en disposición de luchar por la pole el sábado. Al menos su ritmo no parecía tan alejado como el de Hamilton a una vuelta.

El piloto finlandés terminó tercero tras Leclerc y Verstappen sin poder hacer el último intento a causa del accidente del Ferrari que provocó la finalización de la sesión de clasificación antes de tiempo. Con el abandono del monegasco se colocó segundo y parecía bastante sencillo para él subirse al segundo cajón del podio, pero la parada en boxes fue un desastre.

Entró a cambiar gomas en la vuelta 29 y ya no pudo volver a salir. La pistola para sacar al tuerca se quedó enganchada y no había forma de sacar ni la pistola ni la tuerca. El W12 terminó siendo empujado al box por los mecánicos y el finlandés viendo el final de la carrera desde la barrera.

En defensa de Mercedes hay que decir que no siempre van a salir las cosas bien. Hasta ahora, en las cuatro carreras anteriores, habían logrado sortear las dificultades de manera excelente. En Bahrein y en Barcelona la estrategia dio la victoria a Hamilton, mientras que Portugal el coche funcionó a las mil maravillas para llevarse una gran victoria. Y en Imola minimizaron daños de una salida de pista de Hamilton que terminó en una segunda posición.

Esta es la primera carrera donde Mercedes no logra leer bien la carrera. O, mejor dicho, donde los demás, viendo la estrategia del equipo alemán, contraatacaron y frustraron el intento de ganar posiciones con una entrada temprana en boxes.

Sirva esta carrera para poner en relieve que las diferencias son mínimas en esta temporada 2021, ya no es una cuestión de un monoplaza superior que domina el campeonato como hemos visto en los últimos años. Ahora hay que hacerlo todo perfecto para llevarse la victoria, y cualquier mínimo error puede darle la vuelta al mundial.

Destacado: Próxima carrera en Bakú

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.