Vettel domina la jornada de entrenamientos en Hungría

F1 Grand Prix of Hungary - QualifyingLos que apostaban por Sebastian Vettel para este fin de semana pueden sonreír aliviados: su dedo señala el camino hacia la victoria. El piloto alemán ha sido el más rápido tanto en los primeros libres como en los segundos, y tanto con el neumático medio como con el blando. Y eso que el día comenzó torcido para Vettel. Se perdió prácticamente toda la primera sesión por culpa de un problema en el sistema de frenos de su RB9 que le mantuvo en el ‘box’ quieto hasta que faltaban 20 minutos.

Incluso le tuvieron que cambiar el asiento, porque se sentía incómodo con él. No obstante, al final, pudo rodar parte del programa previsto y marcó el mejor tiempo de esa primera tanda. Sólo un problema técnico le apartará del podio, siendo muy pesimistas, ya que todas sus opciones a día de hoy pasan por la victoria.

Vettel únicamente tuvo a un rival que, sin demasiada presión, le acosó ligeramente: su propio compañero Mark Webber. El australiano se quedó a tan sólo 44 milésimas del crono del líder absoluto del Mundial, pero con el neumático medio -el más duro de este fin de semana- las diferencias son mayores. En cualquier caso, todo apunta a que Hungaroring es territorio prácticamente conquistado por Red Bull… al menos en cuanto a sensaciones.

Por detrás, son muchos los que quieren pescar el supuesto único puesto que dejarán libre los Red Bull. Los hombres de Lotus parecen, a priori, los mejor situados para ese ansiado bronce, que podría ser plata o incluso oro si finalmente Vettel y Webber no mantienen el dominio absoluto mostrado este viernes. Romain Grosjean marcó el tercer tiempo más rápido de la jornada y no sólo dio muestras de ser competitivo a una vuelta, sino que también mostró un buen rendimiento con el neumático medio montado en su Lotus. Un monoplaza que, como el de Räikkönen -octavo en los segundos libres-, llevan un sentido homenaje a las víctimas del accidente ferroviario en Santiago de Compostela, en forma de una bandera de Galicia.

Alonso, mejor pero no lo suficiente

Desde la precaución propia de la idiosincrasia de unos entrenamientos libres, Fernando Alonso está satisfecho con la labor realizada este viernes. El piloto español marcó el cuarto tiempo en las dos sesiones, y en la segunda se quedó a poco más de una décima del crono de Sebastian Vettel. El asturiano afirmó que este viernes ha servido «para hacerse a una idea de qué diferencias veremos en la carrera del domingo». «Las condiciones parece que se mantendrán razonablemente estables durante todo el fin de semana y eso ayudará a la hora de analizar los tiempos y estrategias de los otros equipos, sobre todo a la hora de entender en qué lugar estamos realmente», analizó Alonso.

Los nuevos neumáticos Pirelli que se han estrenado este viernes han dado la estabilidad que los pilotos pedían. En términos de rendimiento, el compuesto medio es casi un segundo más lento de media que el blando, pero también es mucho más duradero. No parece que volvamos a ver una esperpéntica situación como la vivida en Silverstone y que tanta polvareda ha levantado. Eso implica que la capacidad de mejora por parte de los equipos también es reducida: a menos dudas, más estables será la situación en carrera.

¿Beneficia a Alonso? Aún es pronto para saberlo. Si se mantiene la estabilidad durante los terceros entrenamientos libres y la mejora de rendimiento mostrada es real, no veremos a Fernando Alonso decidirse por una estrategia extraña de cara a la clasificación, como ocurriera en la última carrera. «Aquí, más que en otras pistas, empezar desde arriba es extremadamente importante y por eso creo que todos intentarán optimizar sus coches para la clasificación, aunque eso signifique sacrificar un poco la estrategia de carrera», explicó.

Si se cumplen las expectativas, Alonso y quizá Massa tengan a sus peores rivales en los Lotus y, posiblemente, a los Mercedes. Tanto Nico Rosberg como Lewis Hamilton se han mostrado algo ‘tapados’ en esta sesión de viernes, que han dedicado exclusivamente a recopilar datos sobre las nuevas Pirelli ya que ellos no probaron en los test de Silverstone por estar sancionados. El sexto de Hamilton y el séptimo de Rosberg no dan una imagen real de su situación real, y apuntan a estar en la pelea junto a los Lotus y los Ferrari para intentar rascar lo que dejen los Red Bull.

De cara a la clasificación, se nos presenta un sábado con color azul y morado. Sebastian Vettel no sabe lo que es ganar en Hungaroring y es una cuenta pendiente que se quiere quitar este fin de semana. La pole, que ya consiguió en 2010 y 2011, lleva escrita su nombre, pero no puede confiarse: no en vano, a Hungría se la conoce como ‘el otro Mónaco’.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario