Vettel suma una nueva pole, Alonso explota

Vettel pole Monza 2013La escudería Ferrari, con todos los máximos responsables de la marca presentes y ante miles de tifosi enfervorecidos, decepcionó de manera notable, quizá como nunca antes esta temporada. No tanto por el resultado en sí, ya que Felipe Massa partirá cuarto y Fernando Alonso quinto (segunda y tercera fila de parrilla), sino por cómo lo han hecho.

Habían apostado por utilizar la vieja táctica de que uno de los pilotos, en este caso Massa, ejerciera de ‘liebre’ para que Alonso tirara de su rebufo. Había funcionado en los terceros libres, y en la Q1 y la Q2. Pero en la Q3 no lo hicieron igual, y no pudieron repetir la estrategia. Ante la presión, Alonso no aguantó más y en una de las conversaciones de radio más tensas de los últimos años:

“Le habéis dejado ir. Realmente… ¡sois estúpidos, chicos! Mamma mía…”. Pese a que el presidente Luca Cordero di Montezemolo intentó calmar los ánimos, la situación en Maranello se augura insostenible en los próximos Grandes Premios si este domingo no consiguen una victoria o, al menos, recortarle puntos al líder del Mundial, Sebastian Vettel.

Mientras tanto, en el box de al lado, el de Red Bull, todo eran sonrisas. Vettel había demostrado que nadie iba a poder arrebatarle la pole número 40 de su carrera deportiva, y la 50 de su equipo. No en vano, en su primer intento en la Q3 ya había marcado el mejor tiempo del fin de semana. Su compañero Mark Webber le dio respuesta, y clasificó en segunda posición con una solvencia sobrada.

Y es que Sebastian Vettel partía como el más fuerte desde el viernes. Después de dejar a más de seis décimas al resto en la primera jornada, en los últimos libres Fernando Alonso pudo acercarse a menos de tres décimas, si bien el alemán parecía levantar el pie en el último sector, el más virado. La teórica superioridad de Vettel se confirmó en la clasificación, como estaba previsto. El tricampeón se sabía tan superior que ni en la Q1 ni en la Q2 tuvo prisa por salir a hacer su vuelta, y tanto en una como en la otra se llevó el mejor tiempo con una comodidad absoluta. En la Q3 mantuvo la linea y su 1:23.755 se convierte en un crono impensable para el resto de pilotos.

Además de Vettel, el piloto que deslumbró en esta clasificación fue Nico Hülkenberg. El alemán llevó su Sauber hasta la tercera posición, cuando nadie se lo esperaba. Uno de los nombres que está encima de la mesa para sustituir a Massa en Ferrari ha dado un argumento más a los responsables de Maranello para apostar por él, aunque tendrá que ratificar su buena actuación este sábado con un buen resultado en la carrera.

Hamilton y Räikkönen, fuera de juego

Las sorpresas negativas de la clasificación las dieron los hombres de Lotus y, sobre todo, Lewis Hamilton. El piloto que ha salido desde la primera posición en las últimas cuatro carreras se equivocaba en la Q2 y, cuando intentaba hacer su vuelta buena, se quedaba a las puertas de pasar por culpa de Adrian Sutil, que le bloqueó de manera clara en la entrada de la Parabólica. La sorpresa es mayúscula, habida cuenta de que llevaba una racha espectacular de 67 Grandes Premios consecutivos pasando el último corte, y la polémica está servida. Otrora buenos amigos, la relación personal entre Sutil y Hamilton se ha enfriado en las últimas fechas, e incidentes como este no ayudan.

También sorprende ver a los Lotus, que teóricamente iban a ir bien en Monza, fuera de la última parte de la clasificación. Kimi Räikkönen, cuyo nombre suena con más fuerza que nunca para vestir de rojo en 2014, marcó el undécimo crono del día, algo bastante decepcionante para él. Tanto él como su compañero Romain Grosjean serán dos de los candidatos a dar la sorpresa en una posible estrategia a contrapié con respecto al resto.

Quizá en Ferrari tengan que hacer algo similar si quieren apagar el incendio que este sábado se ha reactivado. No es la primera salida de tono de Alonso esta temporada y, a menos que haya un cambio radical en los vientos de la suerte, no será el último que azote Maranello.