Acciones de defensa de la posición al límite de lo legal

La FIA en su reglamento deportivo establece una gran cantidad de parámetros que los pilotos deben cumplir en el momento del ataque y la defensa de una posición, pero no termina nunca de establecer unas normas claras que no den lugar a los hechos que hemos visto en la carrera de Hungría.

En la carrera anterior, Sebastian Vettel realizaba un adelantamiento sobre Jenson Button por lo que fue penalizado con un drive-through que por ser dentro de las últimas cinco vueltas se sustituyen por reglamento por 20 segundos de incremento en el tiempo de carrera.

Si uno va la letra del reglamento la penalización es correcta, pero si uno va al suceso en si, se generan dudas, pues la maniobra de Jenson Button tampoco está amparada por el reglamento el cual establece que se debe respetar al coche que esta al lado, y no sacarle de pista.

En aquel momento, siendo fiel al reglamento, se debió penalizar a ambos piloto o a ninguno, pero al penalizar solo una de las acciones, el salirse de la pista (obligado para evitar un choque) ha generado un precedente que hoy ha sido moneda corriente.

Como vimos en Hungría, cada vez que un piloto intento pasar por la línea externa en la curva uno tras utilizar el DRS, el piloto defensor por la cuerda interna ha llevado al límite de la pista a su rival hasta sacarlo de la misma.

Con una carta aclaratoria, la FIA ha legalizado sin quererlo o si, este tipo de maniobra excesivamente agresiva y que puede causar accidentes como ya ha pasado carreras atrás.

La maniobra consiste en que los pilotos han usado de forma deliberada el acompañar la frenada de su rival e ir tangencial al recorrido normal de la curva hasta la línea externa, y al acompañar la frenada no permitir ningún tipo de maniobra evasiva, llevándolo deliberadamente hacia fuera de la pista.

Queda descartada por parte del atacante la posibilidad de concretar una maniobra conocida como «tijera» que consistente en pasar por detrás, ya que este tipo de maniobra solo se genera cuando el que viene por dentro se pasa realmente en la frenada y no cuando la controla intencionalmente para mantenerse a la par de su atacante.

Las alternativas son frenar a extremo o salirse, ambas perjudiciales, pues si te sales te penalizan o corres riesgo de irte a la hierva, grava o terminar contra un muro, si frenas a extremo y viene otro coche por detrás, pierdes una o más posiciones aunque también corres riesgo de un impacto.

Uno de tantos ejemplos, se vio entre el piloto de Lotus Romain Grosjean y el de Red Bull Sebastian Vettel, tras la salida, el RB8 se emparejo con el E20, este lo expulsó de la pista obligádolo a frenar bruscamente, tan aparatoso resulto que Button cómodamente se hizo del del tercer puesto, en ese momento se corrió el riesgo de un fuerte accidente si algún piloto lanzado se encontraba a un Vettel a una notoria menor velocidad en la salida de la curva, provocado por la acción de Grosjean.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario