Bugatti: Un corto romance

bugatti type 59La Formula 1 suele ser muy dura con los que llegan con la intención de conquistarla, el que no comprenda esto debería abstenerse de intentarlo.

Bugatti, la mítica marca francesa fabricante de autos deportivos y de competición fundada en 1909 por Ettore Bugati, hasta entonces se mantenía ajena a la Formula 1, pero tras 3 años trabajando en la marca, el gran ingeniero italiano Giachino Colombo que brillara en la concepción de grandes bólidos italianos, logro convencer y llevar al fin a los franceses a la categoría mayor.

Es así que con un poco llamativo Bugatti T251 nacido en la fábrica en Molsheim, de color azul Francia, con un chasis tubular, carrocería de aluminio, potenciado con un motor de 8 cilindros en línea y caja sincronizada encargada a otro gran fabricante, la alemana Porsche, se embarcaron en la aventura.

Y que mejor lugar para iniciar este ciclo que en casa, por lo que todo nació en el GP de Francia de 1956, para completar, a los mandos estaba el conocido piloto galo, Maurice Trintignant, pero como era de esperar al menos para el general de los mortales, la experiencia no sería nada fácil.

Primero una mala clasificación que les dejaba en el puesto 18 sobre 20 maquinas, luego una carrera que no fue mucho mejor, ubicándose como mejor puesto en 13º gracias a un gran pilotaje y algunos percances de sus rivales, fue una carrera llena de problemas mecánicos, primero la caja Porsche que le relegara tres posiciones y luego el motor, es así que con solo 19 vueltas disputadas y apenas 45 minutos transcurridos termino en abandono, aunque sin saberlo, de forma definitiva.

No hay dudas de que el proyecto no había sido creado sobre fuertes cimientos dentro de la marca, por lo que este único fracaso lógico y esperado al ser unos principiantes, fue determinante para que el Bugati T251 no tuviera una su segunda oportunidad y tras la rápida despedida pasara a ser una pieza del Museo de Schlumpf en Mulhouse.

Hoy pocos, muy pocos saben que Bugati corrió de forma oficial en la Formula 1, ya que es el romance más corto de la historia entre un gran fabricante y la categoría reina y ha pasado desapercibido para toda estadística.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.