Cinco teorías para explicar la crisis de Ferrari

Ferrari Australia
Charles Leclerc, Australia 2019 (@Ferrari)

Una sola carrera, no hizo falta más para ver como se derrumbaban las esperanzas de Ferrari de luchar por el título de 2019, la pretemporada hizo pensar en otro comienzo de temporada, pero la realidad ha estado alejada de las expectativas.

El equipo de Maranello dominó las pruebas de pretemporada en Montmeló, pero en Australia fueron superados ampliamente no sólo por Mercedes, que parece que están a años luz, sino también por Red Bull con sus nuevos motores Honda.

La prensa italiana no está nada contenta: «Incluso a Alonso en 2012 le fue mejor que a Vettel en 2019», escribió Il Giornale.

Corriere della Sera añadió en la misma línea: «Melbourne esconde enfermedades más graves. Binotto debe hacer un diagnóstico y luego aplicar la terapia».

Causas técnicas: problemas eléctricos, neumáticos y alerón delantero

Hay cinco teorías principales sobre lo ocurrido en la carrera de apertura de la temporada, quizás un modo de buscar qué se puede arreglar para afrontar la segunda carrera en el Gran Premio de Bahrein.

Primero, Ferrari fue notablemente lento en los tramos de velocidad en Melbourne. Jean Alesi, ex piloto de Ferrari, le dijo a Canal Plus que sus amigos en Maranello habían escuchado que, después de las preocupaciones de fiabilidad en las pruebas, incluidos los problemas de escape, el equipo rechazó el extra eléctrico para Melbourne.

Eso podría explicar un déficit de 20 km/h en algunos de los tramos más veloces de Albert Park.

El jefe del equipo Mattia Binotto dijo: «Por supuesto que analizaremos todo, incluida la comparación con los monoplazas de otros equipos.

«Pero en general nos faltó equilibrio, y esto, por supuesto, afecta la velocidad en la salida de las curvas».

La segunda teoría es que Ferrari simplemente no hizo funcionar correctamente los neumáticos Pirelli en Australia. Esto podría deberse únicamente a un problema puntual en Australia y que no tendría porqué repetirse en otros trazados, o una tónica durante el resto de las carreras.

La tercera teoría es que el concepto único de alerón delantero de Ferrari funcionó perfectamente en la súper suave pista de Barcelona, pero no en los baches del Albert Park. Esto daría a Ferrari ventaja en algunos trazados y problemas en otros, sobre todos en los urbanos.

«De repente, Ferrari estaba usando alerones inusualmente empinadas», señaló Helmut Marko de Red Bull a Auto Bild, añadiendo sobre los neumáticos de 2019 que «son tan rígidos que apenas se pueden hacer trabajar en una pista con poco agarre».

«También tuvimos el problema, pero una vez que conseguimos la temperatura adecuada, la ganancia de rendimiento es increíble», lo que permitiría a Ferrari encontrar una solución antes del próximo fin de semana en Sakhir.

Configuración correcta del monoplaza y estrategia adecuada

La cuarta teoría es que Ferrari simplemente se equivocó de configuración en Melbourne.

«Es difícil encontrar la configuración correcta para estos nuevos coches, y Ferrari definitivamente tomó un giro equivocado, pero no hay un problema fundamental», dijo la agencia de noticias DPA el jefe de Mercedes Toto Wolff.

Vettel está de acuerdo: «Tenemos todos los ingredientes para un monoplaza fuerte. Y no todos los circuitos son como Melbourne».

Y la quinta teoría es que Ferrari carece de la experiencia necesaria para gestionar correctamente las estrategias de pilotos en 2019.

«Las tácticas utilizadas para Vettel demostraron que no entendían cómo funcionaba el neumático medio de Pirelli», dijo Maurizio Voltini, que escribe para Autosprint.

«Mi conclusión es que se perdieron durante el fin de semana. Creo que pagaron un alto precio por que Kimi Raikkonen, Antonio Giovinazzi y Daniil Kvyat no estuvieran allí».

Sé el primero en comentar

Deja un comentario