Ferrari ante el Gran Premio de Alemania 2013

nurburgringEl próximo domingo, los veintidós pilotos que participan en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 se alinearán en la parrilla de salida de Nürburgring para disputar la sexagésima edición del Gran Premio de Alemania.

Pero antes de entrar en detalles de un evento que ha demostrado ser, históricamente, uno de los más exitosos para la Scuderia Ferrari, echemos un vistazo a los hechos ocurridos en Silverstone, sobre todo por la repercusión que esa carrera tendrá en el próximo fin de semana.

«El Gran Premio de Gran Bretaña fue sin duda emocionante, pero dejando eso a un lado, dimos un paso adelante en la clasificación del campeonato reduciendo la distancia con nuestros rivales principales; pero siendo sinceros, y hablando en términos de rendimiento, vimos aumentar la diferencia entre nosotros y Red Bull y Mercedes», valoró Massimo Rivola, el Director Deportivo del equipo.

«Sí, la carrera fue mejor, pero nuestro ritmo en la clasificación y durante el viernes, no es de ninguna forma suficiente de cara a nuestros objetivos de la temporada. Tanto Fernando como Felipe, realizaron un pilotaje en la carrera agresivo y al ataque, ¡que es lo que nos gusta ver! Creo que Felipe podría haber peleado por una posición mucho más alta de no ser por su problema de neumáticos en la Curva 5. Llevó a cabo una gran remontada, si se tiene en cuenta que era último en la vuelta 20 y que peleó hasta ponerse sexto dejando por el camino unos cuantos adelantamientos muy buenos».

«Desafortunadamente, Fernando no hizo la mejor de las salidas y llegó al final de la primera vuelta en novena posición. Después de eso, tuvo una serie de bonitas luchas y en la última fase de la carrera, marcó la diferencia y cuando pudo oler ya el podio, ¡apretó incluso más! Llamar a Fernando a cambiar neumáticos justo antes del Coche de Seguridad, pese a que la neutralización en sí no le hizo precisamente un favor, fue la decisión correcta».

Los caprichos del calendario designan que los once equipos se vuelvan a encontrar en tan sólo unos pocos días. Lo harán en las montañas de Eifel, donde disputarán la novena prueba del Campeonato del Mundo. Ahora que en el Gran Premio de Alemania hay alternancia entre dos circuitos, esta será la primera vez, desde 2011, en que las escuadras compitan en Nürburgring.

«Para ser sincero, con los distintos interrogantes que han surgido después de Silverstone con respecto al rendimiento del F138, una pequeña pausa habría sido útil», admitió Rivola. «No estamos hablando de pequeños detalles, sino de retos más importantes, con lo que hubiera estado bien disponer de algo más de tiempo para analizar todos los datos. Pero esto es Fórmula 1, es nuestro trabajo y sabemos lo que conlleva».

Nürburgring puede ser considerado como un circuito más técnico y complejo que Silverstone, con un trazado más moderno, que es lo mismo que decir que posee una combinación de curvas de lentas a rápidas, con cambios de inclinaciones y sectores, por lo que tiene que haber un equilibrio en la puesta a punto del coche.

Una pista más lenta que la inglesa, con una superficie menos abrasiva, hace que Pirelli haya escogido sus compuestos de neumáticos Medio y Blando para este fin de semana. Esto nos lleva al gran asunto en el que está inmersa la Fórmula 1 en este momento.

«Lo que vimos en Silverstone nos da razones para pensar, sin duda alguna, en la seguridad de los pilotos», dijo Rivola sobre el tema de los problemas con las ruedas del pasado domingo. «El Test de Jóvenes Pilotos, programado del 17 al 19 de julio en el mismo circuito de Silverstone, ofrece la oportunidad perfecta para hacer algo al respecto, y ni la FIA, ni Pirelli, se lo han pensado. Será muy importante contar con la posibilidad de poder probar cosas nuevas. Obviamente, estas pruebas se llevarán a cabo con los pilotos titulares, ya que no hubiese tenido sentido probar algo nuevo teniendo a jóvenes al volante, que aún no cuentan con la experiencia necesaria para proporcionar la información requerida. Creo que todos tenemos que hacer todo lo posible por ayudar a Pirelli en estos momentos. No se trata de un momento fácil para ellos y deberíamos contribuir en todo lo posible para resolver el problema de la seguridad».

En lo que respecta a las expectativas del Cavallino Rampante para este fin de semana de carrera, a Rivola se le hace difícil dar una respuesta definitiva. «Como he dicho antes, de alguna manera, vamos a Alemania demasiado pronto, incluso teniendo un buen historial allí. Se hace difícil decir si podemos ser competitivos o no, porque, con las mejoras que solemos llevar a las carreras habrá incluso más incógnitas de las que ya tenemos ahora. Sin duda, debería hacer más calor que en Silverstone, ¡pero no estamos hablando de las temperaturas de Malasia! Luego, algunas partes del circuito le irán bien a nuestro coche, pero otras, como la última curva, por ejemplo, no lo harán. No será fácil, definitivamente, alcanzar el ritmo de Red Bull y Mercedes, pero ese tiene que ser nuestro objetivo. Por supuesto que queremos ganar todas las carreras, pero tenemos que ser realistas y empezaremos por intentar cerrar la brecha en clasificación. Si podemos salir desde las posiciones delanteras, entonces podremos permitirnos ser más optimistas de cara al domingo».

Deja un comentario