Haas busca afianzar un proyecto a largo plazo

El equipo tendrá que nadar entre dos aguas los próximos años, incorporar pilotos jóvenes que aporten financiación y lograr resultados que les permitan seguir en la Fórmula 1 en el largo plazo.

A principios de esta temporada la continuidad del proyecto de Haas F1 estaba en el aire, la escudería estadounidense depende, en gran medida, de la financiación de su propietario Gene Haas. Finalmente el equipo firmó el Acuerdo de la Concordia de 2021 y parece garantizada la continuidad del equipo durante los próximos años.

Sin embargo, el jefe del equipo Gunther Steiner quiere que el equipo pueda seguir compitiendo en la Formula1 por un plazo mucho mayor. Así el objetivo se centra en garantizar que la escudería, que debutó en la máxima categoría en 2016, siga compitiendo durante muchos años.

El proyecto de Haas ha sido, hasta el momento, un éxito en muchos sentidos. Por segunda temporada consecutiva el equipo se ha colocado en la zona fuerte de la parrilla, pero ahora se encamina a tener que contratar a pilotos que puedan aportar dinero al equipo, por desgracia para Kevin Magnussen. En el paddock se espera que Mick Schumacher, hijo del heptacampeón de F1, sea uno de los que tengan un volante con Haas.

Pero si miramos al pasado más reciente, mantener un equipo en la máxima categoría es realmente complicado, el dinero necesario para poder sobrevivir es muy elevado y llega un momento en que los equipos se enfrentan a la tesitura de tener que elegir entre tener pilotos que tengan un buen rendimiento y aquellos jóvenes con patrocinio, que aunque prometedores no podrán dar un resultado en el corto plazo al equipo.

Tenemos ejemplos bastantes, Marussia nació como Virgin en 2010 y sumó dos puntos en seis temporadas, antes de sucumbir al poder del dinero en 2015 cuando se transformó en Manor. Caterham arrancó como Lotus también en 2010 y no pudo llevar a uno de sus pilotos a los puntos hasta 2014. HRT o Super Aguri se suman a la lista de los que terminan cayendo por no ser capaces de reunir el dinero suficiente para seguir poniendo el coche en pista. Viéndolo desde esta perspectiva se puede afirmar que haber logrado terminar quinto en el Mundial de Constructores no es algo sencillo.

Ser financieramente sostenibles para seguir en la parrilla 

«Debemos ofrecer resultados como equipo, de modo que podamos estar aquí durante los próximos veinte años y no sólo los próximos cinco», dijo el jefe del equipo al periódico Ekstra Bladet. «Quizás no para mi, porque me retiraré en algún momento, pero el equipo está formado por muchos otros que llevan aquí mucho tiempo. Solo será posible si se tienen resultados que aseguren los ingresos, que nos hagan financieramente sostenibles».

Así que la decisión de reemplazar a Romain Grosjean y a Kevin Magnusen se encamina hacia ese enfoque. Si finalmente, como se espera, Nikita Mazepin y Mick Schumacher son presentados como pilotos para las dos próximas temporadas, aportarán una inyección de capital que asegurará la supervivencia en el corto plazo. Y esa será la palanca que utilice el equipo para forjar un proyecto a largo plazo en la Fórmula 1.

«La F1 como estrategia de marketing a nivel mundial es muy eficaz. Tras cinco años ha sido muy rentable para su empresa Haas Atomation a la hora de difundir su marca. Así que decidió que valdría la pena quedarse e invertir», añadió Steiner.

El nuevo Acuerdo de la Concordia, el límite presupuestario y una distribución más equitativa del dinero que se reparten los equipos han sido los otros puntos clave para que el proyecto continuase adelante. El jefe del equipo reconoció que sin eso no se hubiese asegurado la continuidad.

Deja un comentario