Hamilton vence y Alonso refuerza su liderato en Monza

La decepción del sábado por la rotura de la barra estabilizadora del F2012 de Fernando Alonso se convirtió en alegría, sonrisas y fiesta en Monza. El líder del Mundial sale de su casa con más ventaja en la clasificación, después de completar uno de los Grandes Premios de Italia más emocionantes de los últimos años.

Alonso acabó tercero, por detrás del que todos señalan como su futuro compañero, Sergio Pérez, y de un Lewis Hamilton que ahora se planta como el nuevo primer rival del piloto español en la general. Quién iba a pensar que los tres pilotos a los que Romain Grosjean se llevó por delante en Spa, iban a copar el podio de la siguiente carrera, en una carrera en la que sólo la victoria de Hamilton fue segura prácticamente durante las 53 vueltas.

En Monza ha habido varios ganadores. El primero, evidentemente, es Fernando Alonso. El piloto español ha luchado como un león sobre el trazado italiano ante los miles de tifosi enfervorizados, remontando desde la décima posición a la que le relegó una pieza mal colocada de apenas un euro de coste. El asturiano bregó para auparse a los puestos de arriba, pero también supo cuándo y cómo atacar… y cuándo y cómo hacerse a un lado.

El momento clave de su carrera fue la lucha con Sebastian Vettel, uno de los grandes perdedores de esta carrera. El piloto alemán intentó devolverle el adelantamiento de 2011, en el mismo sitio prácticamente, pero esta vez se pasó de agresivo. El bicampeón alemán echó de la pista al español sin ningún miramiento, y los comisarios no tardaron en aplicarle un drive trough de sanción.

Las protestas de Alonso fueron totalmente justificadas, ya que esta temporada la normativa se clarificó para este tipo de acciones. El asturiano acabó rebasándole sin piedad, pero Vettel se quedó sin opciones de intentar recuperar la posición perdida.

Red Bull no guardará buen recuerdo de esta carrera, ya que después del castigo, de nuevo el alternador del RB8 de Vettel falló -segunda vez en este fin de semana, tercera en lo que llevamos de campeonato- y se vio forzado a detener el coche en la hierba. Para completar el fin de semana horrible para la escuadra de las bebidas energéticas, Mark Webber también acabó abandonando por un problema mecánico. Cero absoluto para los vigentes campeones.

“Fernando está detrás en tercera posición”

Felipe Massa ha realizado una de sus mejores actuaciones esta temporada. Su cuarto puesto final sabe a podio, sobre todo después de haber resistido como pudo los envites de los rivales. Cuando Alonso pasó a Vettel, comenzó una progresiva recuperación de tiempo con Massa. El morbo estaba servido: ¿cómo daría las ahora permitidas órdenes de equipo Ferrari?

No se repitió el “Fernando es más rápido que tú” de Alemania 2010, sino que esta vez el brasileño fue avisado por radio de que su compañero venía detrás en tercera posición. No hizo falta más. A final de recta, Massa se apartó gentilmente mientras su compañero avanzaba hacia el soñado podio. Para añadir una nueva guinda de suerte, el motor de Jenson Button, que rodaba segundo, dijo basta, y tuvo que abandonar. Alonso era segundo, el liderato se afianzaba y sólo quedaba un tercio de carrera.

En ese momento apareció en escena el, con permiso de Alonso, gran protagonista de la carrera. El mexicano Sergio Pérez, que salía duodécimo, se quitó de encima a Massa con una facilidad pasmosa y, como si de una metáfora de su situación contractual se tratase, puso su punto de mira hacia Fernando Alonso.

Sauber alargó al máximo su parada en boxes y la jugada les salió perfecta: llegó a la recta final de carrera con los neumáticos en plenas condiciones, y no sólo Massa perdió el que hubiera sido su primer podio desde Corea 2010, sino que también Alonso tuvo que claudicar ante el empuje del que muchos sitúan como su compañero la temporada que viene, si en Ferrari acaban por no renovar al brasileño.

Pérez calificaba como “increíble” su podio en Monza, y desde luego puede estar satisfecho. Remontar diez posiciones no es sólo por tener un gran monoplaza, que en esta carrera lo ha tenido.

La victoria de Hamilton le aúpa a la segunda posición, el puesto más volátil de la parte alta de la tabla. Fernando Alonso se escapa a 37 puntos de la clasificación, con el británico detrás con 142 puntos. El tercer lugar es para Kimi Raikkönen, quinto en Monza, con sólo un punto de desventaja sobre Hamilton y aún sin ninguna victoria.

Detrás de ambos, Vettel, que intentará recuperar algo de ventaja en quince días en Singapur. Será el trazado asiático, bajo las luces del único GP nocturno de la temporada, donde Alonso defenderá con uñas y dientes un liderato que le acerca cada vez más al ansiado tricampeonato. Si lo logra, llevará los mismos que el piloto al que ha igualado este domingo en podios, ochenta: el mismísimo Ayrton Senna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.