Honda fabricará el primer motor Red Bull en 2022

El primer motor Red Bull, que usarán los coches de los dos equipos de las bebidas energéticas en 2022, será fabricado por Honda en Japón.

Red Bull anunció, a principios de esta temporada, un acuerdo con Honda para hacerse cargo del mantenimiento del motor Honda cuando el fabricante japonés deje la F1 a finales de esta temporada. El equipo ha creado Red Bull Powertrains con sede en Milton Keynes para desarrollar su programa de motores.

Pero según a explicado el jefe técnico de Honda, Toyoharu Tanabe, la próxima temporada será un año de transición y Honda seguirá trabajando mano a mano con Red Bull para equipar los coches del equipo, quizás influenciado por todo el trabajo que se espera para 2022 cuando el cambio de normativa entre en vigor.

“No puedo comentar los detalles, pero en general vamos en una buena dirección y deberíamos prepararnos bien para el próximo año”, dijo Tanabe en Austria.

También el jefe de Red Bull, Christian Horner, confirmó que “aunque estamos creando nuestra propia división de motores, 2022 será un año de transición”.

“Junto con Honda, estamos haciendo todo lo posible para garantizar el aterrizaje más suave posible, por lo que los motores seguirán ensamblándose en Sakura”, añadió Horner. “Según nuestros planes, esto continuará hasta 2023, momento en el que todos los procesos se transferirán a nuestras propias instalaciones de producción”.

Hoy sábado, todos los fabricantes de motores de F1, incluyendo a Red Bull y a representantes del grupo Volkswagen, se reunirán con la FIA y la organización del campeonato para discutir algunos detalles de la descongelación de motores prevista para 2025.

Según afirma el periódico italiano Corriere della Sera, desde Ferrari quieren que el peso de las unidades de potencia se reduzca considerablemente, mientras que desde Red Bull quieren que el plazo se amplíe una temporada más y la descongelación llegue en 2026.

“En mi opinión, sería una lástima que siguiéramos usando motores muy similares a los actuales, que son extremadamente caros. Aparentemente vamos a intentar de alguna manera reducir el coste, pero no se puede volar en clase ejecutiva a precios de clase económica”, dijo Christian Horner.

“Si la transición a los nuevos motores se pospone hasta 2026, sería posible crear un motor de biocombustible verdaderamente eficiente y ecológico desde cero, posiblemente con una proporción significativa de piezas estándar, lo que reducirá significativamente los costes”, explicó el jefe de Red Bull.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.