La influencia del resultado en la búsqueda de patrocinadores

¿Cuánto influye el resultado a la hora de convencer a los patrocinadores para invertir en el equipo?

Es, quizás, uno de los mayores dilemas a los que se enfrentan los equipos de Fórmula 1, y en general muchas otras categorías del deporte. En la F1 la supervivencia del equipo depende de lograr que los patrocinadores aporten el sustento económico necesario para llegar a poner en un coche en pista.

Obviamente es muy diferente para los que están en la parte alta y la zona media que para aquellos que deben lidiar con los últimos puestos del campeonato mundial. Las opciones para el farolillo rojo de la parrilla son escasas, en buena parte fue eso lo que llevó a la familia Williams a tener que vender el equipo; muy a su pesar.

La falta de resultados fue condenando al equipo de Grove a terminar últimos las tres últimas temporadas y con ello a ir perdiendo patrocinadores, lo que, claramente, no ayudó a poder recuperarse. Con menor inversión, menos posibilidades de hacer mejoras en el coche; es la pescadilla que se muerde la cola. Así en Williams pasaron de ganar el campeonato del mundo en 1997 con Jacques Villeneuve a ser terceros en 2014 y 2015, y de ahí al fondo de la parrilla.

Los nuevos propietarios han puesto a Jost Capito al frente para tratar de enderezar la situación, con el grifo de la inversión abierto de nuevo, parece que las cosas comienzan a mejorar. Aunque el equipo ya anunció desde el inicio de temporada que no dedicarán más esfuerzos al FW43B de este año y se han centrado en el de 2022.

El domingo pasado en la primera carrera en Austria vimos a un impresionante George Russell hasta el momento en que comenzó a tener problemas técnicos en su Williams. El problema fue una fuga neumática, los monoplazas de F1 tienen muy poca capacidad de depósito, entonces si tienes una fuga puedes terminar provocando un problema más grave en el motor.

Destacado: Estadísticas de George Russell en Fórmula 1

Obviamente no es lo que se quiere, ni desde el punto de vista de los costes ni pensando en que podría acarrearle una penalización adicional al piloto. Así que la decisión de terminar su carrera anticipadamente estuvo muy acertada por parte del equipo. Una pena porque Russell apuntaba a su mejor actuación con un Williams.

“Williams avanza en la dirección correcta. Realmente parecen estar progresando en este momento”, comentó Ross Brawn en su columna en la web oficial del campeonato. “Tendrán el mismo dilema sobre cuanto esfuerzo pondrán el próximo año en comparación con luchar por una posición más respetable este año”.

“Cuando estás en la parte baja de la tabla se mira de una forma diferente a cuando estás arriba o en mitad de parrilla. Cuando estás atrás, la pregunta es: ¿en qué medida las oportunidades de patrocinio dependen de mostrar algún progreso?”, añadió Brawn.

El que fue jefe de filas de Brawn GP retrocedió en el tiempo para recordar que tuvo el mismo dilema con Honda en 2008: “Tuve esto con Honda. Abandonamos el coche de 2008 porque ya estaba hecho cuando llegué. No fue un gran coche. Así que pusimos todos nuestros esfuerzos en 2009”.

“Honda se retiró a finales de 2008. Siempre me he preguntado si un mejor desempeño en 2008 habría hecho que se quedasen”, reflexionó Ross Brawn.

A fin de cuentas, Williams parece estar en una situación más estable con la llegada de los nuevos inversores, lo que les hará tener más calma a la hora de tomar decisiones. La apuesta por el coche de 2022 podría resultar truncada si al final el monoplaza no puede hacerles volver al medio campo. Incluyendo el hecho de que la próxima temporada podrían dejar de contar con un piloto como George Russell.

Relacionado: Estadísticas del equipo Williams en F1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.