Problemas para volver a Europa desde China

Mientras las cenizas vertidas a la atmósfera por el volcán islandés siguen haciendo estragos en el tráfico aéreo europeo, el principal problema para el circo de la F1 es el modo de poder regresar a Europa lo antes posible, sobre todo con los monoplazas para poder incorporar las mejoras planeadas para la próxima carrera en Barcelona.

La escudería Lotus son de los más afortunados dentro de las posibilidades, el jefe de la escudería y dueño de AirAsia Tony Fernandes se llevará a todo el equipo de vacaciones a Kuala Lumpur a la espera de poder volar de nuevo a Europa.

Entre los pilotos la mayoría simplemente han reservado unos días más los hoteles de cinco estrellas en los que están alojados en Shanghai y solicitado una ampliación de sus visados para poder continuar en China tras la carrera.

“Yo me voy a quedar. Incluso si se puede volar pronto de nuevo, uno no sabe si va a poder obtener una plaza”, comentaba el piloto de Williams Nico Hulkenberg.

Nico Rosberg se va a ir de vacaciones a Tailandia, mientras que Mark Webber volará a su tierra natal Australia. El patrón de la F1, Bernie Ecclestone, tiene pensado dirigir su jet privado a Bangkok el lunes por la mañana a la “espera de que pueda volver a Inglaterra”.

Michael Schumacher por su parte está maldiciendo su decisión de dejar su propio avión en Europa, después de haberlo utilizado durante los anteriores viajes a Bahrein, Australia y Malasia. El heptacampeón está ahora a merced de la industria aérea comercial.

El corresponsal del Times, Kevin Eason, tiene planteado casarse en el Reino Unido la próxima semana, y algunos de sus colegas están buscando desesperadamente una plaza en el tren Transiberiano, un pesado viaje para regresar a Europa.

Otros están tratando de buscar un vuelo con destino a algún puerto en el que poder subirse a un barco que le lleve a Europa, entre ellos el equipo Sauber, que están vuelos a Dubai para enlazar con barcos hacia Marsella y luego completar el viaje en autobús hacia su base en Hinwil.

El jefe de Red Bull, Christian Horner pensaba que había esquivado el caos con una inteligente ruta aérea que le llevaría a través de Dubai a Roma y de ahí a Glasgow, hasta que se conoció que el aeropuerto de Roma también se había cerrado.

La mayor preocupación para todo el mundo está en el transporte de mercancías y, sobre todo, lo más importante, los coches. La mayoría de los equipos grandes están planeando mejoras para el Gran Premio de España 2010 y es necesario llevar los coches a Europa sin perder un segundo.

“Afortunadamente disponemos de tres semanas hasta la carrera de España”, se conformaba Horner, mientras que el jefe de McLaren Martin Whitmarsh ya apuntaba a que será imposible mejorar el coche antes de Montmeló si el monoplaza no lleva en una semana a Europa.

Aunque el caos aereo ya hizo estragos entre algunos de los habituales del paddock, entre ellos el probador de Ferrari Marc Gené que colabora con la televisión española en los grandes premios y no ha podido volar a Shanghai.

Tampoco Eddie Jordan pudo viajar a China, al igual que Niki Lauda que tampoco pudo conseguir un vuelo y como propietario de una aerolínea se mostró muy crítico con la decisión de cerrar los aeropuertos.

“De acuerdo con mis ingenieros aeronáuticos, la ceniza y las partículas repartidas por la atmósfera ya no son un problema”, dijo en Viena.
(GMM)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.