Schumacher, entre la continuidad y la retirada

Leí hace algunos días atrás, que el libro de pases de la F1 estaba, de hecho, supeditado a Michael Schumacher; me sorprendió el comentario, me pareció significativamente exagerado y lo atribuí a un fanático del siete veces campeón, pero me hizo pensar y aún le doy vueltas al tema.

Schumacher es el único piloto en actividad para el que las alternativas son dos excluyentes, o sigue o se va, de él no se puede esperar un cambio de equipo, mientras los otros piensan en cambiar para mejorar su posición dentro de la categoría; su auto o su contrato; él solo quiere ganar.

Schumacher es el único piloto que define su destino, prácticamente, él sólo, no depende de negociaciones económicas o de otras características con equipos, con aspiraciones o con otras categorías dentro del automovilismo; si decide quedarse, todo indica que con Mercedes no tiene problemas (salvo que la empresa dejara de participar), si decide irse, en su casa lo esperan.

Si se va deja vacante un espacio en un equipo con un presente muy bueno y con un futuro que promete, muchos pilotos y muy encumbrados ya se estarían anotando para reemplazarlo.

Por ende la decisión pasa solo por él, produce una vacante y genera expectativas … la opinión empieza a tener color, tal vez no sea tan descabellada, pero …

¿Se retirará este año? Pregunta de difícil respuesta; son muchas y muy variadas las circunstancias que inciden en la decisión de un hombre; en todos los aspectos de la vida; habría que estar dentro de su cabeza para adivinarlo, y no lo estamos.

Ya no es igual que hace veinte años, hoy mantener un físico apto para dos horas sobre un F1, exige mas esfuerzo y mas disciplina, y eso agota; la presión de su familia debe ser importante, sus amores ya querrán tenerlo para si y no seguir compartiéndolo con el riesgo;¿tendrá incidencia el dinero que cobra por su participación? No parece creíble, seguramente hoy administrando lo que ya tiene, genera iguales rentas que pilotando; racionalmente, debería irse.

¿Lo hará? Arriesgo una opinión, absolutamente falible: a Schumacher lo ata una pasión y la gloria, y de ambas, quiere más, es posible que lo puede enfriar esta realidad de la F1 en la que lo extradeportivo tiene tanta importancia y está tan vigente, pero lo puede calentar el éxito, por eso creo que un Gran Premio ganado (lo que está cerca), puede significar Schumacher en el 2013.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.