La embajada brasileña en Roma recuerda a Senna

La embajada brasileña en Roma recuerda este fin de semana al tres veces campeón del mundo de Fórmula 1 Ayrton Senna, en el decimoquinto aniversario de su fallecimiento, con una exposición de fotografías, recuerdos (ropa, cascos) y un par de monoplazas.

La embajada brasileña ocupa parte del palacio barroco de la familia Doria Panphili situado frente a la famosa plaza Navona.

La iniciativa, amadrinada por la actriz italiana Manuela Arcuri, sirve además para recordar a los seguidores de Senna, numerosos en este país, de la loable labor de la fundación que lleva su nombre y que se ocupa de la educación de niños y adolescentes necesitados.

En quince años de actividad, la institución ha ayudado a diez millones de jóvenes invirtiendo para ello 70 millones de euros.

Senna falleció durante el Gran Premio de San Marino de Fórmula 1, a las 14.17 locales, del primero de mayo de 1994 al salirse de una curva y estrellarse su monoplaza contra las protecciones. Tenía 34 años.

Y aprovechando la ocasión vamos a hacer un pequeño repaso de lo que significó el final de una era en la Fórmula 1.

Caía la temporada 1991 y Ayrton lograba su tercer campeonato en el mundial de Fórmula 1, los comentarios en el paddock se centraban en si sería capaz de igualar los 5 títulos logrados por Juan Manuel Fangio. El McLaren parecía no tener rival en la pista.

Pero en 1992 Niguel Mansell a bordo del Williams FW14 no dio opciones e inició los años de superioridad de Williams. La contundencia con la que ganó Mansell fue tal que el propio Ayrton quería subierse a ese coche a toda costa, incluso se ofreció a hacerlo gratis.

Pero para 1993 , Williams se decantó por Alain Prost, y tal y como se esperaba ganó el campeonato de esa temporada, no de manera tal clara como lo había hecho Niguel el año anterior pero quedaba totalmente demostrado que los Williams eran superiores. Ayrton declaraba que había perdido la motivación al no tener un coche competitivo.

Y su sueño se vería cumplido en la temporada de 1994, llegaba a Williams y la intención era alcanzar su cuarto campeonato del mundo. Pero para esa temporada la FIA decidió suprimir todos los elementos electrónicos que poseían los monoplazas en un intento por abaratar costes, llegaba el fin de la primera era electrónica de la F1.

Esos cambios en el reglamento fueron duro golpe para Williams, que obtenía su superioridad en pista gracias a la electrónica. El propio Frank Williams dejaba ver su preocupación por no poder ofrecer el mejor coche a recién llegado Ayrton Senna.

Mientras el Benetton de esa temporada se presentaba como aspirante a la victoria, Williams presentaba un coche con serias deficiencias sobre todo en la suspensión trasera y en un habítaculo demasiado incómodo para el piloto.

Iniciada la temporada el joven Michael Schumacher confirmaba lo que se presagiaba en la pretemporada, los Williams dejaban de ser los favoritos en las pistas.

Brasil abría la temporada, Senna intentó por todos lo medios ganar esa carrera, pero los Benetton eran superiores y Michael acabó ganando la carrera, mientras que Ayrton sufrió un accidente que le obligó a retirarse.

En Japón más de lo mismo, Schumacher repetía victoria mientras Senna sufrió otro accidente en la salida y se vio obligado a abandonar. Dos carreras cero puntos, y lo peor Michael ya llevaba 20 puntos de ventaja en sólo 2 carreras. El favorito para la victoria debía cambiar las cosas si quería aspirar al campeonato.

Llegaba San Marino y Senna debía ir a por todas para no perder el tren. Williams modificó el coche y las diferencias con el Benetton se redujeron. El nuevo paquete de actualización dio a Senna la pole de San Marino.

Pero el gran premio parecía maldito. El día anterior a la clasificación Barrichello tuvo que ser llevado incosciente al hospital después de sufrir un grave accidente. En la sesión de clasificación Roland Ratzenberger murió en el acto en un brutal accidente. Senna se llevó una sanción de la FIA por salir corriendo al lugar del accidente.

Algunos pilotos pidieron la cancelación de la carrera ante la falta de seguridad, y Ayrton había decidido que no iba a correr. Ni Williams ni Benetton volvieron a sacar sus coches a pista y nadie mejoró el resultado de Senna, al día siguiente saldría en cabeza.

Las personas que coincidieron con el brasileño antes de la carrera lo notaron preocupado. Los hechos extraños se sucedieron ese día. Antes de subierse al coche lo revisó de arriba a abajo. Cuando salió a pista dio tres vueltas al trazado de Ímola, cuando acostumbraba a hacer sólo dos. Cuando llegó al pitline salió del monoplaza para criticar en los medios la falta de seguridad en San Marino, cuando acostumbraba a quedarse sentado en el coche concentrado. Y para terminar le mandó un mensaje a Prost diciendo que la F1 lo extrañaba.

Se lanzaba la carrera, Ayrton se mantenía en cabeza perseguido por Schumacher, pero el acciente en la salida dejó trozos de monoplaza por la pista y obligó a salir al coche de seguridad. Rodaron 5 vueltas tras el safety car antes de relanzarse la carrera.

ayrton-senna-imola-1989El la vuelta 6 Ayrton abrió un hueco de 0.6 segundos sobre Michael cuando llegó a la curva de Taburello, la más rápida del trazado, donde ocurrió la tragedia. Su coche se salió de pista e impactó de costado contra el muro de protección, el choque fue tan fuerte que el coche casi regresó rebotado a la pista.

Entre comisarios y médicos le bajaron con cuidado del coche, e inmediatamente iniciarón allí mismo una traqueotomía en un intento por salvarle la vida. La enorme mancha de sangre sobrecogió a todo el mundo.

Posteriormente fue trasladado al hospital de Bolonia, pero su estado era extremadamente grave. A las 18:40 del 1 de mayo de 2009 Ayrton Senna Da Silva fue declarado oficialmente muerto.

El cadaver del piloto fue repatriado a Brasil el 4 de mayo, la concentración de seguidores, tanto en el cortejo fúnebre como en el velatorio, fue impresionante. El presidente brasileño decretó 3 días de duelo oficial. El 5 de mayo fue enterrado con honores militares.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario