La falta de confianza entre Pirelli y los equipos

Los accidentes de Stroll y Verstappen en Bakú no han hecho sino poner de relieve que la relación entre Pirelli y los equipos de F1 no está atravesando su mejor momento.

La explicación que aportó Pirelli al concluir la investigación sobre el fallo en los neumáticos de Verstappen y Stroll parece no haber convencido. El fabricante italiano respiró aliviado al decir que no habían encontrado defectos de fabricación o diseño en sus gomas, pero tampoco aportó una explicación convincente a lo sucedido.

Max Verstappen mostró su descontento tras la carrera por el problema con los neumáticos que hizo que se le escapase una victoria que parecía conseguida a tan sólo cinco vueltas para el final de carrera. Y que podría haberle supuesto ampliar su exigua ventaja en la clasificación de pilotos sobre Lewis Hamilton.

El informe de Pirelli añade que se impondrán nuevas reglas más estrictas para controlar la temperatura y la presión de los neumáticos. Y, según el periódico italiano La Gazzetta dello Sport, eso se traducirá en la práctica a que se impondrán sellos de la FIA en las válvulas de inflado, una vez que se hayan medido las presiones antes de la clasificación y la carrera, que no se podrán retirar.

Las nuevas comprobaciones incluirán también la verificación de la temperatura de las cubiertas de los neumáticos con escáneres térmicos, así como la presión de los neumáticos en frío tras la carrera. Las diferencias mayores a 0,1 PSI podrían estar sujetas a penalizaciones.

Aston Martin reaccionó a la insinuación de Pirelli de que los equipos podrían tener la culpa de los accidentes por trabajar con presiones demasiado bajas de los neumáticos afirmando a través de un comunicado que “el equipo siempre ha trabajado con los neumáticos dentro de los parámetros prescritos por Pirelli y seguirá haciéndolo”.

El ex ingeniero de Bridgestone Kees van der Grint, quien trabajó con Michael Schumacher durante su etapa de éxitos en Ferrari montando las gomas de Bridgestone, expresó sus dudas sobre el resultado aportado en la investigación del fabricante italiano.

“Cuando lo lees [el comunicado de Pirelli] piensas: ¿qué están diciendo realmente?”, dijo al periódico holandés The Telegraaf. “Ciertamente no se están echando la culpa y eso es muy típico. Red Bull dijo que no hicieron nada mal, así que ¿quién está diciendo tonterías aquí?”.

El campeón del mundo de F1 de 2009, Jenson Button, también apunta en la misma línea afirmando que la investigación de Pirelli no ha llegado a ninguna conclusión.

“¿Cuál fue entonces la razón de los accidentes? Aston Martin y Red Bull se ajustaron a los límites marcados, no hubo cortes en los neumáticos provocados por restos en la pista y no hubo defectos o fallos de Pirelli. Magia vudú entonces, supongo”, dijo Button.

Van der Grint ve también un foco de problemas en este último episodio: parece que esto no va a mejorar la relación entre los equipos de F1 y el proveedor único de neumáticos.

“Está claro que muchos equipos ya no se toman en serio a Pirelli. Si confiaran el uno en el otro, todos estos protocolos no serían necesarios, ¿verdad? Es sólo otro ejemplo de la falta de confianza entre Pirelli y los equipos”, dijo el ingeniero holandés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.