Las primeras carreras de 2021, ¿competición o entrenamiento?

Está siendo una temporada rica en matices como hacía años que no veíamos en Fórmula 1, las diferencias entre los equipos son mínimas y la lucha está al rojo vivo en todos los frentes, ¡y sólo se han disputado dos carreras de las 23 programadas en 2021!

Con dos carreras disputadas hasta el momento ya hemos empezado a ver por donde van los tiros este año. Tendremos que esperar un par de carreras más por si algún equipo aparece on un as bajo la manga, pero no tardaremos mucho, este fin de semana se disputar el Gran Premio de Portugal y al siguiente el Gran Premio de España.

Por el momento vemos a Red Bull y a Mercedes luchando en cabeza, con Max Verstappen y Lewis Hamilton tomando la delantera en la disputa del Campeonato de Pilotos, y tras ellos, pero no muy lejos, McLaren y Ferrari disputándose la tercera posición de constructores.

En la lucha por la quinta plaza tenemos a AlphaTauri, Aston Martin, Alpine y Alfa Romeo. Pero mientras los de Faenza y Hinwill han dado un claro paso adelante, los de Silverstone y Enstone están teniendo muchos problemas para estar al nivel del año pasado.

Y aquí es donde entran esos matices importantes. Esta temporada arrancaba con muchos cambios de pilotos: Daniel Ricciardo en McLaren, Carlos Sainz en Ferrari, Yuki Tsunoda debutando en AlphaTauri, Sebastian Vettel a Aston Martin, Fernando Alonso regresando a la F1 con Alpine y dos novatos en Haas, Mick Schumacher y Nikita Mazepin.

Con una temporada de congelación de normas y donde se ha primado el ahorro de costes a causa de los problemas económicos derivados de la pandemia del coronavirus, los tests de pretemporada se redujeron a su mínima expresión: 3 días, o lo que es lo mismo 12 horas por piloto, si nada falla.

Pero el mundo no es ideal y vimos como Sebastian Vettel se pasaba la mayor parte del tiempo en el garaje mientras el equipo trabajaba en el flamante Aston Martin AMR21. Como resultado fue uno de los pilotos que menos pudo rodar, tan sólo 117 vueltas en los tests de pretemporada.

Y con esto se plantó en el primer Gran Premio de la temporada en el mismo escenario, Bahrein. ¿El resultado? Que está lejos de su compañero de equipo, decimoquinto en Sakhir mientras Lance Stroll terminaba en los puntos. E Imola, segunda carrera, más de lo mismo.

Pero no sólo es el tetracampeón alemán, el resto se las están viendo y deseando para entender sus nuevos coches, para encontrar dónde está el límite. El mexicano Sergio Pérez, que llegaba a Red Bull como un piloto experimentado para ayudar a Max Verstappen en ponerle las cosas difíciles a Mercedes, ha resultado en una serie de problemas que han dejado fuera de combate a Checo.

Los tres debutantes se las están viendo y deseando para no cometer errores en pista, Yuki Tsunoda dejó su AlphaTauri contra el muro nada más arrancar la clasificación de Imola. Nikita Mazepin va de muro en muro y tira por que le toca. El único que está haciendo un papel “medianamente decente” es Mick Schumacher, aunque su coche no esté para tirar cohetes.

En la parte de arriba, tanto Daniel Ricciardo en McLaren como Carlos Sainz en Ferrari no han logrado superar a sus compañeros. Se les nota que todavía les falta agrupar el conjunto para lograr mayor consistencia en la pista. Ambos están arriesgando poco sabiendo lo mucho que se juegan sus equipos, un fallo que les dejase fuera de pista pondría en ventaja al otro equipo en la clasificación.

Quizás el más perjudicado por la falta de entrenamientos sea Fernando Alonso. Dos años alejado de la Fórmula 1, por mucho que haya competido en otras categorías, no ayudan. Y ha sido precisamente el piloto asturiano el que se ha vuelto a quejar de la falta de entrenamientos tras la carrera de Imola.

“Tuvimos tres días de tests en Bahrein, uno y medio por piloto. Y luego entras en un campeonato mundial. Es como si estuvieses yendo a los Juegos Olímpicos sin entrenar”, dijo Alonso, quien anotó el primer punto en la carrera de Imola.

Tiene toda la razón. Se podría ver como una excusa, pero es la realidad, estar dos años fuera y enfrentarte a un coche completamente diferente a los que has dejado no tiene ninguna lógica. Lo mismo ocurre con todos los demás que han cambiado de equipo.

El bicampeón español no quiere echar balones fuera: “No puede excusar que no lo hicimos bien, que yo no lo hice bien. Tengo que prepararme mejor y estar más listo para la próxima. No importa si tuve poco o ningún tiempo con el coche”.

Pero eso está desvirtuando en parte el campeonato. Así para Vettel, Alonso, Ricciardo, Sainz y Pérez estas dos carreras no han sido para competir, han sido para entrenar y hacerse con sus respectivos monoplazas, con la forma de trabajo de sus equipos y con mil y un detalles que hacen que este deporte sea uno de los más precisos del mundo.

Habrá que esperar todavía unas cuantas carreras más para verles desarrollar todo su potencial. De momento dos carreras consecutivas para sumar kilómetros y tiempo de entrenamiento, el resto de la parrilla seguirá compitiendo sin ellos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.