Sin pacto de la concordia, Ferrari no estará en 2010

Stefano Domenicali ha anuncido que Ferrari no estará presente en 2010, a pesar de haber realizado su inscripción para 2010, sin un nuevo Pacto de la Concordia entre la FOTA y la FIA, que garantice reglas para 2010 sin imposiciones por ninguna de las partes.

«La inscripción para 2010 es coherente con la postura que viene sosteniendo Ferrari, reiterado en la reunión de Consejo de Administración del 12 de mayo pasado y ante la FOTA. Pero, si no nos satisfacen las condiciones, la inscripción será nula», afirmaba el director de Ferrari.

Los equipos pretenden renovar el pacto con el fin de conseguir unas reglas claras y precisas que garanticen la competitividad y el desarrollo de los negocios de F1. Ferrari parece estar de acuerdo en algunas reducciones presupuestarias o en limitar ciertos desarrollos aerodinámicos como el número de alerones a utilizar.

Domenicalli: «Si no nos satisfacen las condiciones, la inscripción será nula».

stefano-domenicali-gp-monaco-2009Aunque con la inscripción de la FOTA al completo parecía haberse dado un paso adelante en la dificil tarea de llegar a un acuderdo, parece que aún queda mucho por negociar. Dificil quincena la que se le presenta a la FIA, antes del 12 de junio debe llegar a una solución pactada con la FOTA y decidir que escuderías estará presentes en 2010.

Si parte de las escuderías finalmente se retirase podría suponer un duro golpe para la categoría en lo que se refiere a espectadores y por consiguiente a patrocinadores, con lo que el plan de reducción de costes no habría servido de mucho. La pelota está ahora en el tejado de Mosley.

Un comentario sobre «Sin pacto de la concordia, Ferrari no estará en 2010»

  1. Con toda seguridad las propuestas de la Fota, son las más adecuadas para garantizar el futuro de la categoría. ¿Quién sino ellos, que son los que finalmente corren con los gastos y lidian con los reglamentos, son los más capacitados para una verdadera y sostenible solución del problema?

    Si partimos del hecho, que el espíritu de las restricciones que quiso imponer Mosley a través de la Fia, llevaban implícito el objetivo primordial de garantizar la salud y permanencia de la categoría en el tiempo; tengo que asumir que no habría una razón valedera para que no acepte los planteamientos de la Fota, que no sea una posición personalista de soberbia, egocentrismo y megalomania…

    Y es que sería ridículo, que tratando supuestamente todo éste tiempo de evitar el retiro de algunos equipos por problemas presupuestarios, consiga con su obstinación, una retirada en estampida de nueve escuderías, que tendrían como consecuencia el fin de la fórmula 1, al menos tal como la conocemos; como máxima categoría…

    No me imagino una fórmula 1, sin Ferrari ( sólo sin ella), sin contar a Mc Laren, Bmw, Renault, Toyota, Red Bull, Brawngp… y con ello la repentina irrupción de garagistas artesanales británicos, todos motorizados con Cosworth… Eso sería una simpática categoría, muy similar a la fórmula 2, de los sesentas y setentas; pero de fórmula 1, nada de nada.

Deja un comentario