¿Está pensando la F1 en aplazar el cambio normativo?

La temporada pasada se acordó retrasar a 2022 el cambio normativo que debía entrar en vigor en 2021 buscando afrontar el impacto de la crisis provocada por la pandemia, ahora se podría estar planteando otro aplazamiento a 2023.

La pandemia del coronavirus está poniendo todo patas arriba, el año pasado obligó a retrasar el campeonato hasta el 5 de julio y a rediseñar el calendario de 2020 a sólo 17 carreras. Este año ya se han aprobado cambios al calendario de 2021 retrasando una semana el inicio, moviendo Australia al final de temporada y cancelando China.

En febrero pasado, ante la mala previsión que había por la pandemia, se decidió aplazar la entrada en vigor de la nueva normativa prevista para 2021 a 2022 aunque algunos cambios se reflejarán en esta temporada. Correr con, prácticamente, los mismos coches supondrá un ahorro importante de costes para los equipos y ayudará a compensar las enormes pérdidas que ha sufrido el campeonato con esta pandemia.

Desde la Gazetta dello Sport aseguran que la Fórmula 1 está estudiando otro aplazamiento de normas y seguir corriendo una temporada más con los mismos coches. Esto permitiría amortiguar el impacto de nuevas restricciones provocadas por la pandemia.

La crisis sanitaria esta desembocando en una crisis económica y que provoca restricciones a la movilidad importantes. En Reino Unido, donde tienen su sede la mayoría de los equipos de F1, han planteado un confinamiento hasta finales de febrero, lo que tendrá su impacto en los equipos.

Pero no sólo en Reino Unido, la nueva cepa descubierta allí más virulenta que la original, ha provocado la limitación de movimientos en muchos otros estados y eso tendrá un importante impacto en las ventas en el sector del automóvil, lo que terminará repercutiendo en el soporte que pueden dar a la Fórmula 1. La peor parte se la llevarán los más pequeños Haas y Williams se verán apretados por la falta de actividad en pista si no se puede poner en marcha la temporada.

Si finalmente nos vamos a un período de confinamiento estricto como el año pasado, el plan de Liberty Media de disputar 23 carreras este año se irá a pique. Habrá que esperar a la evolución de la pandemia, y el efecto que pueda tener la vacuna, para ver cuantas carreras se pueden disputar al final.

Retrasar la normativa a 2023 regalaría a Mercedes otro año de ventaja

Hacer un aplazamiento de la normativa podría tener un buen impacto desde el punto de vista económico, pero quizás en lo deportivo no sería lo mejor. Casi con seguridad, excluyendo a Hamilton, los pilotos no estarán contentos con estas noticias.

Retrasar otro año el cambio de normativa supone de facto regalar a Mercedes otro año más de ventaja. Todos en el paddock tienen claro que las actuales normas no dan para soluciones ingeniosas, y no es que Mercedes tenga el mejor motor, sino que su coche es simplemente el mejor de la parrilla.

La demostración empírica la hizo George Russell la temporada pasada en el Gran Premio de Sakhir 2020, sino fuera por los errores del equipo habría ganado la carrera. Si un novato puede llegar sin haber pilotado nunca el coche, con problemas para entrar en un coche diseñado para un piloto más pequeño y estar en disposición de ganar la carrera, los rivales no tienen opciones de disputarle un campeoanto.

Ferrari tiene derecho de veto ante esta decisión

Así la temporada 2021 arrancará con el dominio de Mercedes sin que el resto de equipos pueda impedirlo, salvo que ocurra algo extraordinario. Pero todos esperan a 2022 para poner en pista alguna solución ingeniosa que acabe con el dominio de Mercedes en la era híbrida.

Desde el punto de vista de los aficionados no es tampoco la mejor de las noticias. Tener a un piloto que logra la pole sin despeinarse y domina la carrera desde la primera vuelta hasta la bandera a cuadros no es el mejor de los espectáculos. Todos, o al menos la gran mayoría, desea ver peleas en pista y a más pilotos con opciones de ganar una carrera.

Dando por válido lo que afirma la prensa italiana, si se llegase finalmente a un consenso para hacer algo así, Ferrari se vería en la tesitura de ejercer su derecho de veto sobre ese cambio. Los de Maranello podrían obligar a el cambio normativo en 2022 permitiendo así que todos los equipos, al menos los de la parte alta, y eso incluye también a Mercedes, puedan optar a hacer un monoplaza capaz de ganar el campeonato.

Actualización: Desde Autosport, citando fuentes de Liberty Media, desmienten los rumores de la prensa italiana: “Cualquier sugerencia de que se retrasarán las regulaciones de 2022 es incorrecta y no se ha discutido”.

Deja un comentario